Los ministros europeos de agricultura apoyan la simplificación de la PAC

ministros europa Luis Planas

Previa a la reunión del consejo de ministros europeos de agricultura, el Comité Especial de Agricultura respaldó una revisión específica de ciertos actos básicos de la política agrícola común (PAC) propuesta por la Comisión Europea como respuesta a las preocupaciones expresadas por los agricultores.

El Consejo de Ministros de Agricultura y Pesca, celebrado hoy en Bruselas, ha dado luz verde a la propuesta de modificación legislativa presentada hace apenas 10 días por la Comisión para simplificar y flexibilizar la Política Agraria Común (PAC).

El Consejo ha acordado, por mayoría cualificada, remitir ya al Parlamento Europeo el texto con la propuesta de la reforma del reglamento de base de la PAC para acelerar el procedimiento y que pueda ser aprobado por el Parlamento antes de final de abril, con el objetivo de que se publique a la mayor prontitud en el Diario Oficial de la Unión Europea (DOUE).

Por su parte, el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, ha mostrado hoy su satisfacción por la gran responsabilidad mostrada tanto por la Comisión Europea como por el Consejo de Ministros de la Unión para “dar una respuesta europea contundente y rápida” a las inquietudes y preocupaciones expresadas por los agricultores y ganaderos.

“Hoy somos más Europa”, ha asegurado el ministro, porque “ante las dificultades expresadas por un sector esencial como el agrario, las instituciones comunitarias y los países miembros estamos firmemente comprometidos en trabajar con celeridad para dar respuestas rápidas a los agricultores y ganaderos”.

Reglas claras

El apoyo hoy del Consejo de ministros resulta crucial, según Planas, porque “nuestros agricultores y ganaderos necesitan reglas claras y seguridad jurídica” en esta campaña 2024. Sobre todo, ha explicado el ministro, porque el sector se encuentra en un momento clave, ya que comienzan las siembras de primavera y está en plena campaña de presentación de solicitudes de la PAC, que finaliza el próximo 30 de abril.

España ha abogado por la aplicación retroactiva de los cambios, desde el 1 de enero de 2024, sobre todo en lo relativo a la condicionalidad. Se ha referido expresamente a las modificaciones de las normas de las Buenas Condiciones Agrarias y Medioambientales (BCAM) relativas a la cobertura mínima del suelo (BCAM 6), la rotación de cultivos (BCAM 7) y la referida a las superficies no productivas (BCAM 8).

El ministro también ha mencionado la necesidad de seguir trabajando en la simplificación de otras medidas como la relativa a las fotos georreferenciadas o la promoción, que se ha convertido en una herramienta farragosa para los beneficiarios.

Ley de la cadena

Otro de los puntos que más preocupación suscita entre los agricultores y ganaderos europeos es el referido a su posicionamiento en la cadena alimentaria. España acoge con satisfacción el cambio normativo sobre la Cadena Alimentaria y Prácticas Desleales que la Comisión quiere llevar a cabo. Planas ha valorado que vayan en línea con la ley española de cadena, en la que “adoptamos medidas incluso más exigentes” para garantizar que los productores reciban una remuneración digna por sus alimentos.

También ha considerado “muy positivo” garantizar el cumplimiento de las prácticas comerciales a nivel transfronterizo, una de las demandas del sector y clave para un país como España, que exporta alimentos por valor de 70.000 millones anuales, de los que las dos terceras partes son dentro de la Unión Europea.

“Debemos hacer un esfuerzo por armonizar esta legislación a nivel comunitario”, ha remarcado Planas, y ha afirmado que la directiva sobre prácticas comerciales desleales debe configurarse en el futuro “como el tercer pilar de la PAC”, junto a las ayudas directas y el desarrollo rural. “La ley de la cadena será un elemento muy importante para reforzar la posición de los agricultores y ganaderos”, ha señalado.

El ministro ha destacado que en los planteamientos de la Comisión se vayan a considerar algunas medidas recogidas en la legislación española. Tanto una remuneración justa de los agricultores como la generación de valor deben estar integrados en la nueva normativa comunitaria para que su cumplimiento sea vinculante, en lugar de estar sujetos a la voluntariedad de un código de buenas prácticas o similares.

Nuevas técnicas genéticas

El Gobierno de España ha introducido un punto en el orden del día sobre las nuevas técnicas de edición genética para impulsar la competitividad de la agricultura europea, asunto que se verá en la sesión de la tarde. “Tenemos que reconciliar a la ciencia con la agricultura y es muy importante para el futuro de la producción agroalimentaria avanzar en la regulación sobre las nuevas técnicas genómicas”, ha explicado el ministro.

Esta nueva herramienta tecnológica permitirá asegurar la necesaria transición del sistema alimentario hacia una producción más sostenible y rentable, sobre todo en un contexto como el actual de cambio climático, inestabilidad geopolítica o el incremento de los costes de producción. “Contribuirá a producir más con el uso de menos recursos”, ha resaltado Planas.

IGP

El Consejo de Ministros ha aprobado también hoy el nuevo reglamento sobre Indicaciones Geográficas Protegidas (IGP) que mejora y simplifica los procedimientos de registro de estos sistemas de distinción de calidad para los productos agrícolas, el vino y las bebidas espirituosas el vino, las bebidas espirituosas y los productos agrícolas.  

Este nuevo reglamento fue uno de los asuntos que centró los trabajos de la Presidencia española de la UE durante el segundo semestre de 2023 y que culminó el 23 de octubre con un acuerdo de trílogo entre el Parlamento, la Comisión y el Consejo y que puso fin a un proceso de negociación que se prolongó durante un año y medio.

Redaccion AenVerde

info@aenverde.es

Sin comentarios

Deja una respuesta