La rebelión del campo

rebelion del campo

El campo sigue sin aire y la revolución se mantiene, a pesar de que se ha «rascado» algo en Europa y desde el Ministerio ofrecen durante estos días varias medidas que convenzan a agricultores y ganaderos.

“No hay nada tan fuerte como una idea cuyo tiempo ha llegado”, escribió George Orwell en la obra Rebelión en la Granja. Esta afirmación resuena hoy con fuerza gracias a la unión de asociaciones como Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG), Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA), Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores (ASAJA) o las Cooperativas Agro-alimentarias del país, que sacaron músculo sumándose a unas movilizaciones que llegaron hasta Madrid y Bruselas.

La Asociación de Organizaciones de Productores de Frutas y Hortalizas de Almería (COEXPHAL), por su parte, dio también algunos pasos en la búsqueda de soluciones al conflicto en una reunión con la Consejería de Agricultura, Pesca y Alimentación de la Junta de Andalucía y expuso las soluciones inmediatas a temáticas como la excesiva burocratización a la que están sometidos productores y empresas de comercialización. Otras cuestiones abordadas en el encuentro fueron el necesario impulso a la promoción del sector, los acuerdos comerciales con terceros países o las conexiones establecidas por el mercado europeo.

Las reivindicaciones conjuntas son amplias, pero concretas, e incluyen un ‘ambicioso plan de choque’ de alcance europeo, estatal y autonómico. Entre las principales reclamaciones se encuentran el fin de la asfixiante burocracia, a la competencia desleal de terceros países, una simplificación de la PAC, facilitación del “cuaderno digital” y medidas frente a las consecuencias de la sequía o las subidas de costes, derivadas de conflictos como la Guerra de Ucrania.

Una de las concentraciones de agricultores y ganaderos en Andalucía. FOTO: Cooperativas Agro-alimentarias

Para corroborarlo, los productores han mostrado al mundo parte de su día a día como la producción a pérdidas debido al incremento de los costes o el tiempo que dedican al papeleo con la administración- 20% de su jornada laboral-, que no garantiza que sus productos vayan a salir al mercado en igualdad den condiciones con los de terceros países. Además, las cifras hablan por sí solas: la Ley de la Cadena Alimentaria impuso solo 195 sanciones en 2023.

Medidas que no convencen

La respuesta del Gobierno de España llegó a mediados de febrero en forma de un decálogo de 18 medidas que pretendían acabar con las movilizaciones tras dos semanas de convocatorias. El anuncio se produjo tras la reunión del Gobierno con COAG, ASAJA y UPA. No convencieron.

Las propuestas estaban divididas en siete bloques como el refuerzo de la aplicación de la Ley de Cadena Alimentaria-implicando a las comunidades autónomas-, la simplificación de la burocracia mediante la flexibilización de la condicionalidad de la PAC 2024, medidas comerciales más justas, seguros agrarios que tengan en cuenta las nuevas circunstancias climáticas y que fomenten su contratación, gasóleo profesional o convocatoria del Foro de Ganadería Extensiva prevista para la primera quincena de abril. Asimismo, se contemplaron también normas y soluciones para reforzar programas de incorporación de jóvenes al sector primario. 

Y desde Bruselas

Por su parte, Bruselas, ante el tenso momento y las demandas de los 27, retiró la propuesta del uso sostenible de fitosanitarios y los agricultores europeos vieron también materializado el visto bueno del Parlamento al nuevo reglamento sobre técnicas genómicas.

Tras el Consejo de Ministros de Agricultura europeos del 26 de febrero, Bruselas anunció una encuesta dirigida a los agricultores, flexibilización de las Buenas Condiciones Agrarias y Medioambientales o la agilización de la metodología de los controles o una simplificación de la PAC mediante la eliminación de controles de la condicionalidad por alta carga burocrática. Sin embargo, los productores echaron de menos temáticas como las competencias de terceros países o la reserva de crisis de la propia PAC.

mensaje agricutlores

Pese a la eliminación de los controles de la condicionalidad reforzada o la simplificación de las normas sobre Buenas Condiciones Agrarias y Medioambientales (BCAM), o que el cuaderno digital sea voluntario, las negociaciones entre Opas y Ministerio siguen abiertas tras el Consejo Europeo de Ministros -a nivel técnico durante esta semana- hasta no ver resueltas algunas controvertidas directivas como la Ley de la Naturaleza, la de envases o una clara respuesta a los efectos derivados de la sequía, además de la competencia desleal por parte de países como Marruecos o Turquía. que ven cómo aumentan sus cifras de exportación en detrimento de los productos españoles. Una realidad que han sido también puesta de manifiesto por Hortyfruta, que ha mostrado su preocupación ante el devenir de la actual campaña hortofrutícola.

Febrero bisiesto ha acabado con movilizaciones en las que se siguen exigiendo medidas adaptadas a la realidad de los productores como un cambio en el funcionamiento de la Ley de la Cadena Agroalimentaria, un sistema de Seguros Agrarios o una fiscalidad acorde a los incrementos de costes que soporta el sector e inversiones urgentes en materia de regadíos.

Lo que comenzó a través de grupos de mensajería instantánea y la creación del movimiento 6F ha acabado en una auténtica Rebelión en la Granja en la que, casi la práctica totalidad del sector primario se ha sumado a esa ‘idea’ cuyo momento ha llegado.

Ilustración: Julián Echeverry.

Redaccion AenVerde

info@aenverde.es

Sin comentarios

Deja una respuesta