La instalación de paneles solares será obligatoria a partir de 2029

Paneles solares

La nueva normativa de la Unión Europea indica que, a partir de 2029, los edificios gubernamentales nuevos deben ser libres de emisiones. A partir de 2030, esa norma también se aplicará a los edificios y viviendas de nueva construcción.

El objetivo, tal como se establece en los planes climáticos de la Unión Europea, es que todos los edificios sean energéticamente neutros para 2050, es decir, que cuenten con energía libre de carbono. No obstante, se han fijado dos objetivos intermedios. En 2033 el consumo medio de todo el parque de viviendas de un estado miembro deberá cumplir con la etiqueta energética D. Seguirá un nuevo período de medición en 2040, que deberá especificar si el objetivo de 2050 está al alcance.

Edificios ya construidos

Ya existen etiquetas energéticas para los edificios construidos, pero su alcance es meramente informativo. La fecha límite que los estados miembros europeos marcan para que que el 15% de los edificios comerciales con peor calificación energética se renueven es el año 2030.

Al defender este porcentaje, los estados miembros europeos se están desviando de la idea inicial propuesta por la Comisión Europea, que había propuesto vincular las normas energéticas al sistema de etiquetas energéticas existente. En ese caso, el estándar que se aplicaría es que los edificios comerciales tendrían que cumplir como mínimo con la etiqueta F para 2027 y la etiqueta E para 2030. El uso de ‘clases de eficiencia energética’ habría ofrecido la ventaja de trabajar sobre la base de definiciones que serían más o menos coherentes en la Unión Europea.

Normas nacionales

La disparidad existente en el parque inmobiliario de cada uno de los estados miembros supone un problema en la aplicación de esta normativa. Por ello, existe discrepancia de opiniones entre los que prefieren trabajar con estándares uniformes y los que optarían por continuar trabajando sobre la base de las normas nacionales.

El objetivo es “fomentar la renovación y eliminar gradualmente los edificios de bajo rendimiento”, pero la decisión no deja claro si eso significa que cualquier edificio que no pueda cumplir con el estándar debería de quedar en desuso.

Plazas de aparcamiento

Las nuevas directrices no solo se refieren a oficinas y edificios residenciales. También se están introduciendo nuevos requisitos para los espacios de estacionamiento. Las oficinas con más de 20 plazas de aparcamiento deberán encargarse, en el plazo de cinco años, de que el 10% de las plazas estén equipadas para cargar coches eléctricos.

Para estimular el transporte sostenible, también se debe mejorar la posición de las bicicletas. Por ejemplo, el 15% de la superficie del área del estacionamiento de un edificio de oficinas debe reservarse para guardar bicicletas.

En el caso de los edificios de viviendas, ya sean nuevos, ya construidos o en proceso de rehabilitación, se exigirá espacio para un mínimo de dos bicicletas por vivienda. Además, si dichos complejos residenciales cuentan con más de tres plazas de aparcamiento, al menos la mitad de dichas plazas deberán estar equipadas con una estación de carga. Los espacios de estacionamiento restantes deberán prepararse para estaciones de carga que puedan instalarse fácilmente en el futuro.

Negociación en marcha

Los nuevos planes de la Unión Europea es que, paso a paso, todos los edificios deberán ser cada vez más sostenibles. Esta decisión no significa que ya esté todo arreglado. El Parlamento Europeo establecerá su posición sobre la nueva directiva el próximo mes. Después de eso, los estados miembros y el Parlamento deben llegar a un acuerdo mutuo. La previsión es que las negociaciones se prolonguen hasta bien entrada la primera mitad del próximo año.

Fuente: Ecoinventos.

Redaccion AenVerde

info@aenverde.es

Sin comentarios

Deja una respuesta