Un estudio descubre que la relación entre paisaje y polinizadores es clave en la restauración de pastizales

Polinizadores_CSIC

Los pastizales europeos constituyen un ecosistema con una gran biodiversidad. No obstante, estos paisajes se encuentran amenazados por la intensificación agrícola, la forestación y el abandono de la agricultura y el pastoreo tradicional.

Para llevar a cabo una recuperación de estos entornos de manera exitosa, un estudio internacional liderado por el Instituto Mediterráneo de Estudios Avanzados (IMEDEA, CSIC-UIB) y la Universidad Rey Juan Carlos (URJC) pone de manifiesto la importancia del contexto paisajístico en los programas de restauración, ya que influye significativamente en las interacciones entre plantas y polinizadores.

Como apunta Carlos Lara Romero, investigador de URJC y coautor del estudio, “el diseño de programas de restauración debe considerar cuidadosamente el contexto paisajístico para fomentar una red de polinización robusta y resistente”.

Para llevar a cabo esta investigación, se seleccionaron 24 pastizales antiguos y restaurados distribuidos en Suecia, Alemania y Bélgica, en representación de la diversidad geográfica europea. Además, se observó la influencia de la infraestructura verde circundante, como bordes de cultivo y de caminos con pastizal remanente y márgenes de bosques.

Los resultados obtenidos revelan que los pastizales restaurados están conformados por comunidades más exclusivas (especializadas) con conexiones más específicas entre plantas y polinizadores, principalmente abejas y mariposas. “Este descubrimiento sugiere que, en términos de funcionalidad, los pastizales restaurados podrían ser menos redundantes (es decir, menos resistentes) que sus homólogos antiguos”, explica el investigador de la URJC, quien añade que “el estudio también proporciona evidencia sólida de que la presencia de infraestructura verde en el paisaje circundante es un factor clave que influye tanto en la cantidad de servicio de polinización como en la composición de las especies de polinizadores”.

Concretamente, “una reducción de infraestructura verde se traduce en unas redes de polinización más simples y menos robustas a futuras perturbaciones”, apunta Anna Traveset, investigadora del IMEDEA (CSIC-UIB) y líder del artículo.

Soluciones

Los insectos polinizadores desempeñan un papel fundamental en la reproducción de las plantas y, sin su presencia, la restauración de entornos seminaturales, como los pastizales, puede no obtener los resultados deseados. Para dar solución a los posibles resultados adversos, el equipo científico internacional se encargó de evaluar el rendimiento reproductivo de las plantas polinizadas por insectos, teniendo en cuenta, además, su relación con la infraestructura verde en la que se encuentran. “La solución no se limita simplemente a eliminar los arbustos y árboles que ocupan los pastizales cuando faltan los herbívoros. También es crucial que los insectos polinizadores regresen”, afirma Lara Romero.

Asimismo, el investigador añade que “para evitar que las especies generalistas tomen el relevo de las especialistas en las praderas restauradas, sugerimos reforzar la presencia de especies especialistas en estas aumentando la conectividad con las poblaciones de origen”.

Las recomendaciones del estudio no sólo son relevantes para la conservación de los pastizales seminaturales europeos y el servicio de polinización que proporcionan, sino que pueden tener implicaciones para la conservación y restauración de ecosistemas similares en otras regiones, o sea, a una escala más global”, concluye Traveset.

Redaccion AenVerde

info@aenverde.es

Sin comentarios

Deja una respuesta