Rusia extiende el veto a las frutas y hortalizas hasta finales de 2021

A punto de cumplirse el último plazo del veto ruso a los productos agroalimentarios europeos, un decreto presidencial de Vladimir Putin lo alarga ahora hasta finales del año próximo.

Un veto que nació en 2014 cuando Rusia decidió embargar productos de la Unión Europea, como respuesta a las sanciones impuestas por Europa, Estados Unidos y otros países debido conflicto de Rusia con Ucrania.

Por su parte, los líderes europeos mantienen las sanciones económicas a Rusia con la condición de que Putin aplique los Acuerdos de Minsk para la solución del conflicto del Donbás entre Kiev y los separatistas prorrusos.

Crecimiento hortícola

Mientras tanto,  la superficie de invernadero en Rusia ha aumentado en los últimos cinco años entre un uno y un cuatro por ciento por año, periodo que coincide con el citado veto ruso a la llegada de frutas y hortalizas europeas.  En 2014, el área total de invernaderos abarcaba unas 2.300 hectáreas, a fines de 2018 ya superó las 2500 hectáreas.

Noticia relacionada: Rusia, primer mercado para los tomates turcos

A punto de cumplirse el último plazo del veto ruso a los productos agroalimentarios europeos, un decreto presidencial de Vladimir Putin lo alarga ahora hasta finales del año próximo.

Un veto que nació en 2014 cuando Rusia decidió embargar productos de la Unión Europea, como respuesta a las sanciones impuestas por Europa, Estados Unidos y otros países debido conflicto de Rusia con Ucrania.

Por su parte, los líderes europeos mantienen las sanciones económicas a Rusia con la condición de que Putin aplique los Acuerdos de Minsk para la solución del conflicto del Donbás entre Kiev y los separatistas prorrusos.

Crecimiento hortícola

Mientras tanto,  la superficie de invernadero en Rusia ha aumentado en los últimos cinco años entre un uno y un cuatro por ciento por año, periodo que coincide con el citado veto ruso a la llegada de frutas y hortalizas europeas.  En 2014, el área total de invernaderos abarcaba unas 2.300 hectáreas, a fines de 2018 ya superó las 2500 hectáreas.

Noticia relacionada: Rusia, primer mercado para los tomates turcos

 

A punto de cumplirse el último plazo del veto ruso a los productos agroalimentarios europeos, un decreto presidencial de Vladimir Putin lo alarga ahora hasta finales del año próximo.

Un veto que nació en 2014 cuando Rusia decidió embargar productos de la Unión Europea, como respuesta a las sanciones impuestas por Europa, Estados Unidos y otros países debido conflicto de Rusia con Ucrania.

Por su parte, los líderes europeos mantienen las sanciones económicas a Rusia con la condición de que Putin aplique los Acuerdos de Minsk para la solución del conflicto del Donbás entre Kiev y los separatistas prorrusos.

Crecimiento hortícola

Mientras tanto,  la superficie de invernadero en Rusia ha aumentado en los últimos cinco años entre un uno y un cuatro por ciento por año, periodo que coincide con el citado veto ruso a la llegada de frutas y hortalizas europeas.  En 2014, el área total de invernaderos abarcaba unas 2.300 hectáreas, a fines de 2018 ya superó las 2500 hectáreas.

Noticia relacionada: Rusia, primer mercado para los tomates turcos

Sector exportador

FEPEX rechaza esta ampliación del veto, ya que Rusia era el primer destino no comunitario. En 2013, antes del veto, la exportación española directa de frutas y hortalizas españolas a Rusia totalizó 230.729 toneladas, abarcando una amplia gama de productos, pero el volumen real se considera muy superior dado el fuerte peso de las reexportaciones desde otros Estados miembros, como Francia, Países Bajos y Polonia. De las 230.729 toneladas exportadas por España a Rusia en 2013, un total de 161.356 toneladas correspondieron a frutas, destacando la fruta de hueso con 35.250 toneladas de melocotón y 29.525 toneladas de nectarina de ventas directas.

Para FEPEX, la perdida de este mercado no ha sido compensada ni por las ayudas comunitarias aprobadas los primeros años del veto, ni por el incremento de las exportaciones a otros mercados. En cuanto a las ayudas, la Comisión Europea aprobó medidas excepcionales de apoyo al sector de frutas y hortalizas, centradas en un número limitado de productos, que se fue prorrogando hasta la campaña 2017/2018. No obstante, es importante destacar que estas medidas extraordinarias no fueron ayudas directas en ningún caso, sino retiradas para equilibrar los mercados, con unos contingentes muy inferiores al volumen exportado y sin incluir todos los productos afectados.

Redaccion AenVerde

info@aenverde.es

Sin comentarios

Deja una respuesta