Los rábanos podrían crecer bien en la Luna

El confinamiento en los días más duros de la pandemia ha dado para mucho. Algunos se han convertido en pequeños maestros panaderos o reposteros, y otros, como el científico del Jet Propulsion Laboratory (Laboratorio de Propulsión a Chorro) de la NASA, Max Coleman, ha tenido tiempo de experimentar en su cocina con la posibilidad de cultivar rábanos en la Luna.

El video de lapso de tiempo tomado con un iPhone (domingo 14 de junio, 10 am al jueves 18 de junio, 8:45 am) muestra rábanos brotando en el mostrador de la cocina en la casa de Max Coleman. Montaje: NASA / JPL-Caltech

¿Por qué rábanos? Según declara el propio Coleman en la página del laboratorio, “porque se han usado ya antes en el espacio y germinan muy, muy rápido”.

Todo surge durante el teletrabajo, en una reunión con su equipo por videoconferencia, y la discusión de cómo poder, hipotéticamente, cultivar algunos rábanos sin nutrientes y otros con una pequeña cantidad de nutrientes.

rábanos El investigador principal de JPL, Max Coleman, en su cocina.
El investigador principal de JPL, Max Coleman, en su cocina. FOTO: NASA / JPL-Caltech

“No teoricemos sobre esto; ¿por qué no lo hacemos?”, dijo Coleman. Y antes de que terminara la reunión virtual había comprado por internet un lote de semillas de rábano. Otra reunión virtual llevó al siguiente paso: comprar -también por por comercio electrónico- arena del desierto con el fin de simular lo más posible el sustrato lunar. Y así empezó todo.

“Estamos tratando de demostrar que los astronautas pueden usar la horticultura para cultivar sus propios alimentos en la Luna”, ha explicado en la página web del laboratorio de la NASA.

“Queremos mostrar que el suelo lunar contiene material del que se pueden extraer nutrientes para las plantas. Esto incluye obtener los elementos químicos adecuados para permitir que las plantas produzcan clorofila y hagan crecer las paredes celulares”, ha asegurado el científico.

La investigación del equipo está dirigida a la utilización de recursos biológicos in situ, y afrontar desafíos como dónde obtener alimentos en lugar de cómo obtener agua y oxígeno. Coleman explica que, para los futuros astronautas, “cuantas más cosas de allí se puedan usar, más eficientes seremos porque no hay que llevar tanto consigo en el viaje”.

Con un regreso a la Luna, el experimento del rábano complementaría los predecesores que hay con plantas probados en condiciones de microgravedad en la estación espacial. 

De interés: Los astronautas cultivarán tomates en el espacio
Los rábanos en la sección con menos agua germinaron primero
Los rábanos en la sección con menos agua germinaron primero y mejor. FOTO: NASA / JPL-Caltech

Por ejemplo, el Sistema de Producción de Vegetales, o Veggie , actualmente en vuelo, presenta plantas que crecen en un suelo especialmente preparado, con el objetivo de proporcionar alimentos a los astronautas de la estación espacial.

“No podemos probar adecuadamente aquí en la Tierra con un suelo lunar perfecto, pero estamos haciendo todo lo que podemos y queremos demostrar que realmente funciona en la Luna”, concluye Max Coleman.

Fuente: NASA.

Redaccion AenVerde
Redaccion AenVerde

info@aenverde.es

Sin comentarios

Deja una respuesta