Los envases eco del futuro o, ¿presente?

El ecodiseño nos permitirá obtener en un futuro cercano un envase sin apenas impacto ambiental y hecho de materiales que no dejen rastro.

Pesan menos, se hacen con menos materia prima y menos plástico, son mucho más reciclables y se llenan, transportan y almacenan mejor.  Son los envases creados con ecodiseño y, sin duda, son más inteligentes que sus predecesores, porque son más respetuosos con los ecosistemas que la Tierra necesita para sustentar la vida.

Tal y como define la norma ISO 14006, que certifica productos y servicios de diseño ecológico, el ecodiseño sirve para promover «la integración de aspectos ambientales en el diseño y desarrollo del producto con el objetivo de reducir los impactos ambientales adversos a lo largo de todo el ciclo de vida de un producto». Así, el medio ambiente pasa a ser un factor de primer orden en la toma de decisiones de todo el proceso, desde la concepción del envase -que determinará hasta un 80 % de su impacto medioambiental- hasta su eliminación o reaprovechamiento.

Las directivas europeas son claras: por un lado, deberemos reciclar hasta el 55% de los residuos municipales para 2025 y el 65% de los envases domésticos -en España estamos en un 78,8%, superando objetivos-. Por otro, en 2030 todos los envases de plástico deberán ser reciclables y las botellas de plástico, incorporar un 30% de material reciclado. 

Afortunadamente, el mundo del packaging ha hecho una gran evolución a lo largo de los últimos 20 años. Actualmente, los envases, que cumplen una función indispensable de conservación e identificación del producto, no solo pesan menos y están compuestos de materiales menos tóxicos y a menudo reciclados, sino que, además, el consumo de energía en su producción es menor y los diseños se modifican para facilitar su plegado y compactado, lo que ha incrementado su reciclabilidad, reutilización y eliminación y reducción de material. También se ha logrado que el transporte de los envases en la cadena de distribución cause menos emisiones de CO2, lo que es importante, pues ese sector genera más del 27 % de los gases de efecto invernadero en Europa.

Bio-bio 

Todo apunta a que el ecodiseño, algo crucial en las estrategias de innovación de las empresas, nos permitirá obtener en un futuro cercano un envase sin apenas impacto ambiental y hecho de materiales que no dejen rastro. En ello trabajan los investigadores de TheCircularLab, el primer centro de innovación sobre economía circular de Europa, creado por Ecoembes en 2017, que el pasado año presentó un nuevo material de origen vegetal que es compostable y biodegradable en el entorno marino. Se trata del denominado plástico bio-bio , con el cual se pueden fabricar botellas y bandejas para alimentación y bebidas y que se espera pueda comercializarse próximamente.

FUENTE: National Geographic España

Redaccion AenVerde
Redaccion AenVerde

info@aenverde.es

Sin comentarios

Deja una respuesta