Las frutas y hortalizas son una baza para frenar el calentamiento global

Calentamiento global

La reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero de todos los sectores, incluido el de la tierra y el alimentario, es el único modo de mantener el calentamiento global muy por debajo de los 2 °C. Es una de las sentencias del último informe, El cambio climático y la tierra, del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC sus siglas en inglés) de la ONU y publicado ayer en Ginebra.

Entre las medidas propuestas está el cambio en nuestra dieta alimentaria. Debra Roberts, copresidenta del Grupo de Trabajo II del IPCC ha sido clara: “Algunos patrones alimentarios requieren más agua y tierra y provocan, en comparación con otras alternativas, más emisiones de gases que atrapan el calor”, advierte eludiendo una referencia directa a la ganadería intensiva. 

“Las dietas equilibradas basadas en alimentos de origen vegetal (como cereales secundarios, legumbres, frutas y verduras) y alimentos de origen animal producidos de forma sostenible en sistemas que generan pocas emisiones de gases de efecto invernadero presentan mayores oportunidades de adaptación al cambio climático y de limitación de sus efectos”, apuntó.

zumo de vegetales y hortalizas

En el informe se ofrecen datos que llevan a estas conclusiones. Desde 1961 el consumo de carne en el mundo se ha duplicado. “Reducir la ingesta de productos animales podría liberar 21 millones de kilómetros cuadrados de tierras destinadas a este sector y reducir la emisión de gases de efecto invernadero (GEI) entre 5 GigaToneladas (5 billones de toneladas) y 14GT”, aseguran en el informe.

“Hay cosas que ya estamos haciendo. Estamos utilizando tecnologías y buenas prácticas, pero es necesario ampliarlas y utilizarlas en otros lugares adecuados en los que no se están utilizando ahora “, dijo Panmao Zhai, copresidente del Grupo de Trabajo I del IPCC.

“Existe un potencial real aquí mediante un uso más sostenible de la tierra, reduciendo el consumo excesivo y el desperdicio de alimentos, eliminando la tala y la quema de bosques, evitando la sobreexplotación de leña y reduciendo las emisiones de gases de efecto invernadero, ayudando así a abordar el cambio climático relacionado con la tierra problemas “, dijo.

Los autores concluyen que es necesaria una transformación sin precedentes para limitar el aumento de la temperatura global por encima de ese umbral y que los actuales compromisos de reducción de emisiones son insuficientes.

Frutas y verduras, también en otro informe

Este informe ha coincidido con otro estudio publicado en la revista científica The Lancet por un panel internacional de 37 expertos de 16 países. “Se necesita urgentemente una transformación radical del sistema alimentario global”, advierte  —agrupados en la comisión EAT-Lancet

En el plantean una dieta ideal de 1.324 gramos diarios de los que sólo 40 sean de carnes (vacuno, cerdo, cordero, pollo, etc) mientras que las frutas y verduras ocupen 550 gramos., un 41% de la dieta. El objetivo es doblar el consumo de frutas, hortalizas, legumbres y frutos secos, y reducir a la mitad el de carne roja y el azúcar. 

Este otro informe se pone como objetivo el 2050, año en el que 10.000 millones de personas habitarán en el planeta. Según los expertos, para esa fecha se podrá alimentar a todo el mundo, pero es necesario un cambio radical en la dieta y las formas de producción.

 

Redaccion AenVerde
Redaccion AenVerde

info@aenverde.es

Sin comentarios

Deja una respuesta