La EFSA no encuentra motivos de preocupación para la salud en el glifosato

Fitosanitarios

En un momento en que la Unión Europea debe pronunciarse sobre la reautorización del glifosato, sustancia química que se utiliza en varios productos herbicidas, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) ha publicado las primeras conclusiones sobre la evaluación de sus riesgos en las que desvela que no existen áreas críticas de preocupación para la salud de las personas, los animales y el medio ambiente.

Un motivo de preocupación se define como crítico cuando afecta a todos los usos propuestos de la sustancia activa objeto de evaluación (por ejemplo, usos antes de la siembra, usos después de la cosecha, etc.), impidiendo así su aprobación o renovación.

En el análisis de la EFSA se señalan algunas cuestiones que no han podido finalizarse para que la Comisión Europea y los Estados miembros las tengan en cuenta en la próxima fase del proceso de renovación de la aprobación. 

En 2022, la Agencia Europea de Sustancias y Preparados Químicos (ECHA) llevó a cabo una evaluación del peligro del glifosato y concluyó que no cumplía los criterios científicos para ser clasificado como sustancia carcinógena, mutágena o tóxica para la reproducción. La EFSA utilizó la clasificación de peligrosidad de la ECHA a efectos de la evaluación de riesgos de la UE sobre el glifosato.

Cuestiones pendientes

Entre las cuestiones que no pudieron finalizarse figuran la evaluación de una de las impurezas del glifosato, la evaluación del riesgo alimentario para los consumidores y la evaluación de los riesgos para las plantas acuáticas.

Las cuestiones pendientes incluyen, entre otras, la falta de información sobre la toxicidad de uno de los componentes presentes en la formulación plaguicida a base de glifosato presentada para su evaluación, necesaria para concluir la valoración del riesgo para usos representativos. Para esta formulación no había indicios de toxicidad aguda ni de genotoxicidad.

En cuanto a la biodiversidad, los expertos reconocieron que los riesgos asociados a los usos representativos del glifosato son complejos y dependen de múltiples factores. También señalaron la falta de metodologías armonizadas y de objetivos de protección específicos acordados. En general, la información disponible no permite extraer conclusiones firmes sobre este aspecto de la evaluación de riesgos y los gestores de riesgos pueden plantearse medidas paliativas.

Con respecto a la ecotoxicología, el paquete de datos permitió un enfoque conservador de la evaluación de riesgos, que identificó un alto riesgo a largo plazo para los mamíferos en 12 de los 23 usos propuestos del glifosato.

Transparencia del proceso

«La evaluación de riesgos del glifosato representa el trabajo de docenas de científicos de la EFSA y de los Estados miembros en un proceso que ha durado más de tres años. Se basa en una evaluación de muchos miles de estudios y artículos científicos, y también incorpora valiosas aportaciones recogidas durante la consulta pública», ha declarado el jefe del Departamento de Producción de Evaluaciones de Riesgos de la EFSA, Guilhem de Seze.

Antecedentes

El uso de glifosato en Europa está sujeto a una reglamentación estricta. Actualmente, está autorizado hasta el 15 de diciembre de 2023. La evaluación de riesgos realizada por los Estados miembros y la posterior revisión por la EFSA se llevaron a cabo como parte del proceso legal para renovar la aprobación de su uso en Europa.

Próximos pasos

Antes de su publicación, la EFSA está legalmente obligada a garantizar que todo el contenido cumple las normas sobre protección de datos personales y confidencialidad.

Como en todas las revisiones de sustancias activas plaguicidas, y de acuerdo con la legislación de la UE, la EFSA proporciona los materiales destinados a la publicación al solicitante, que tiene derecho a la confidencialidad de los datos personales o información comercialmente sensible. Los solicitantes no pueden pedir cambios en las conclusiones o en la propia evaluación ni presentar información adicional.

Tan pronto como finalice este proceso, la EFSA publicará íntegramente en su sitio web sus conclusiones y todos los documentos de referencia relacionados con la revisión. Se espera que las conclusiones se publiquen a finales de julio de 2023 y que los documentos de referencia, que ocupan varios miles de páginas, se publiquen entre finales de agosto y mediados de octubre de 2023.

COPA-COGECA

El Copa-Cogeca acoge con satisfacción la conclusión preliminar de la evaluación de riesgos de la EFSA sobre el glifosato, ya que los agricultores y las cooperativas agrarias siempre han apoyado su enfoque, que tiene por objeto garantizar la máxima protección de la salud humana, animal y medioambiental.

En este sentido, «siempre insistiremos en que los productores europeos deben estar equipados con herramientas adecuadas, desarrolladas de la mano de los últimos avances científicos», aseguran. Y también recuerdan que «el glifosato es un herbicida clave que se utiliza para combatir las malas hierbas que compiten con los cultivos o que actúan como huéspedes de plagas y enfermedades. Además, no se utiliza en los cultivos, sino entre los cultivos, principalmente en la cubierta vegetal, lo que permite mantener cultivos de cobertura evitando una labranza excesiva», concluyen.

Redaccion AenVerde

info@aenverde.es

Sin comentarios

Deja una respuesta