El 14% de los alimentos del mundo se pierden después de la cosecha

Alrededor del 14 por ciento de los alimentos del mundo se pierden después de la cosecha y antes de llegar al nivel minorista, incluyendo durante las actividades agrícolas, el almacenamiento y el transporte. Y además, las pérdidas y el desperdicio son por lo general mayores en el caso de las frutas y hortalizas que en el de los cereales y las legumbres en todas las etapas de la cadena de suministro alimentario, según el último estudio que ha publicado hoy la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, FAO,  El estado mundial de la agricultura y la alimentación (SOFA 2019).

Fuente: FAO

En los países de ingresos más bajos, se atribuyen más pérdidas de frutas y hortalizas frescas a una infraestructura deficiente que en los países industrializados. De hecho, muchos países de bajos ingresos pierden cantidades significativas de alimentos durante el almacenamiento, a menudo debido a las deficientes instalaciones de almacenaje, incluidos los locales refrigerados.

Pero a pesar de que en la mayoría de los países de ingresos altos se dispone de instalaciones de almacenamiento adecuadas -incluidos almacenes frigoríficos-, a lo largo de toda la cadena de suministro, las pérdidas se producen durante el almacenamiento, en general debido a averías técnicas, mala gestión de la temperatura, la humedad o el exceso de existencias.

Va por regiones

Sin embargo, las pérdidas de alimentos varían considerablemente de una región a otra, dentro de los mismos grupos de productos y etapas de la cadena de suministro. El nuevo documento de la FAO además de ofrecer información sobre la cantidad de alimentos que se pierden, así como sobre dónde y por qué, en las diferentes etapas de la cadena de suministro alimentario, también insta a tomar decisiones fundamentadas para lograr una reducción eficaz y ofrece una nueva metodología para medir los progresos realizados.

Fuente: FAO

El informe indica que de este modo no sólo se podrá avanzar hacia la importante meta de reducir la pérdida y el desperdicio de alimentos, sino que también contribuir a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) relacionados con la seguridad alimentaria y la sostenibilidad medioambiental.

El informe destaca la necesidad -ofreciendo una nueva metodología-, de medir cuidadosamente las pérdidas en cada etapa de la cadena de suministro de alimentos. Esto ayudará a identificar los puntos críticos de pérdida a lo largo de toda la cadena, aquellos en los que las pérdidas de alimentos alcanzan mayor magnitud, un impacto más grave en la seguridad alimentaria y mayores dimensiones económicas. También permitirá identificar las medidas apropiadas para su reducción.

Se puede descargar una versión resumida aquí y el estudio completo en inglés en este enlace: El estado mundial de la agricultura y la alimentación

 

Redaccion AenVerde
Redaccion AenVerde

info@aenverde.es

Sin comentarios

Deja una respuesta