“Si estamos en las fincas también tenemos que estar en el Consejo Rector”

Entrevista a Mª Encarna Morón,  una de las primeras mujeres de Almería en formar parte de un consejo rector de una cooperativa, en concreto el de Vicasol SCA desde 2009.

¿Desde cuándo es agricultora? Cuando terminé la EGB mi padre, como a muchos niños de entonces, me dijo que no podía seguir estudiando y comencé a trabajar en la finca. Entonces teníamos pocas fincas y solo trabajaba la familia. Además, al no tener hermanos varones mi padre me enseñó a hacer todo lo que había que hacer en la finca para sacar la cosecha adelante. Él nunca me dijo, oye tú no puedes hacer esto, porque era trabajo y había que hacerlo. Así poco a poco fui tomando más responsabilidades, luego hice el curso de jóvenes agricultores y compramos más fincas, y ya mi padre empezó a dar un paso atrás y yo un paso para adelante.

M Encarna Morón
Mª Encarna Morón es socia de Vicasol desde 2002.

¿Desde cuándo es socia de VICASOL S.C.A. y qué le llevó a formar parte del Consejo Rector de la cooperativa? Me hice socia de Vicasol en 2002. Nosotros mandábamos directamente nuestra producción a Mercabarna y ya empezaban a pedirte certificados y sellos de calidad, y en ese momento era muy complicado para un agricultor pequeño, entonces decidí unirme a otros agricultores y elegí a Vicasol.

En el Consejo Rector llevo ya 11 años, entré en 2009. No estoy segura si fui la primera mujer en estar en un Consejo Rector en Almería pero sí que fui de las primeras. Yo estaba acostumbrada a todas las tareas necesarias para enviar el producto a Barcelona y desde que me hice socia de la cooperativa comencé a ir a las asambleas porque tenía que saber cómo funcionaba y qué hacían con mis productos, los mercados que había, la información económica, los proyectos de la cooperativa…la gente dice que las asambleas son aburridas, pero a mí no me lo parecen.

Al principio tenía mis dudas y cuando me presenté todo el mundo se extrañó de que una mujer se hubiera presentado a la junta rectora, pero empecé a tener un poco confianza porque cuando fui a apuntarme me encontré con un socio y le dije que iba a presentarme, y me contestó que si me presentaba, él me iba a votar y al final salí elegida como la segunda persona con más votos.

¿Qué balance hace de este tiempo dentro de Consejo Rector de su cooperativa? Mi balance es muy positivo. Es un aprendizaje continuo. Nuestro Consejo Rector funciona muy bien y de una forma totalmente democrática en el que todos hacemos nuestras aportaciones y casi siempre se aprueban por consenso, y si no, se hace a votación.

También he tenido la oportunidad de viajar a otras zonas de producción como Holanda, Marruecos o Turquía y eso también te hace ver que no estás solo en el mundo produciendo y conocer qué hacen nuestros competidores…porque cuando estás en el Consejo Rector tienes que tomar decisiones y esas decisiones afectan a muchas personas.

Me siento orgullosa de haber formado parte del período de máximo crecimiento de Vicasol.

¿Por qué cree que hay tan pocas mujeres que decidan dar un paso más y tener presencia en los órganos de decisión o asistir a las asambleas? : Las mujeres siempre hemos estado en el campo, porque mi madre toda la vida ha trabajado en el campo pero nunca hemos tenido voz. Pesa mucho el roll que tenemos asumido del cuidado de la familia que lo tenemos muy interiorizado las mujeres por la educación que hemos recibido. Pienso que las mujeres dan un paso atrás cuando tienen hijos. Es más fácil contratar a una persona para que trabaje en la finca que contratar a una para que te cuide a los hijos y hablo como madre.

Además, si estás en un Consejo Rector asumes un compromiso y una responsabilidad y ya lo sumas a las tareas que tienes, al trabajo, a los hijos. Es un trabajo más y a la gente tampoco le gusta complicarse mucho la vida. Yo hablo con muchas mujeres y todas me dicen que llevan muchas cosas.

¿Qué le diría a las mujeres agricultoras para que fueran a las asambleas y estuvieran en las Juntas Rectoras? Los cambios tienen que venir de nosotras mismas, tenemos que saber dónde queremos llegar si solo queremos estar ahí de colaboradoras y que otra persona a la hora de decidir, decida por nosotras o queremos tener voz. Si queremos cambiar algo tiene que partir de nosotras mismas y como es algo que siempre lo han hecho los hombres, cuesta cambiarlo.

En Vicasol desde que yo empecé de socia, cada vez van más mujeres a las Asambleas y al Consejo Rector también se han presentado más mujeres, que no han llegado a salir por poquitos votos.

Yo pienso que si estamos en la finca también tenemos que estar en el Consejo Rector, al menos en la misma proporción que mujeres hay en el campo. No hay que delegar el voto, hay que ir a las asambleas y dar tu opinión.

¿Cómo fue la experiencia en Bruselas en la jornada ‘Mujeres en la Europa Rural’ celebrada en el Parlamento? Conocer a otras mujeres que están en Consejos Rectores fue interesante, además algunas eran presidentas de sus cooperativas y eso también es un referente para nosotras. Fue una experiencia muy positiva y vimos que todo el sector tenía la misma problemática en todo el territorio nacional y en Europa. Poner cosas en común siempre es muy productivo, también conocer el funcionamiento del Parlamento Europeo para acercarnos a esos políticos que nos representan y nos defienden, o eso dicen…

Redaccion AenVerde
Redaccion AenVerde

info@aenverde.es

Sin comentarios

Deja una respuesta