Resultados positivos en la experimentación de acolchados de papel para invernaderos

Varios profesionales de la agricultura navarra y jóvenes estudiantes de las escuelas de formación profesional de Peralta y Pamplona visitaron recientemente los ensayos que el INTIA (Instituto Navarro para la Transferencia e Innovación en el sector Agroalimentario) está realizando para sustituir los acolchados plásticos en cultivos hortícolas de invernadero.

Visita a la finca experimental del INTIA. Foto: INTIA

Amaya Uribarri, especialista de INTIA en cultivos de invernadero, fue la encargada de presentar los avances con dos tipos de papel (de color marrón y de color negro), de distintos gramajes (peso/m2) y sobre los principales cultivos de invernadero en Navarra: tomate y lechuga (en este caso probando hasta cuatro fechas distintas de plantación). Todos ellos se comparan con el uso polietileno.

Algunos de los resultados del ensayo son:

Se observa que el papel es sencillo de colocar, aunque hay que tener en cuenta que se puede contraer por la humedad y que de momento no se suministra troquelado.

Mantiene la temperatura adecuada en el suelo lo que permite un buen desarrollo del cultivo, a diferencia del polietileno con el que se registran variaciones de temperatura en función de la época del año. Se observa que utilizando papel de color negro se registran temperaturas más altas que con el marrón.

También se constata que el papel mantiene muy bien el control de malas hierbas en invierno, que en primavera el de color negro funciona mejor que el marrón porque deja pasar menos luz, y que en verano, como el ciclo de la lechuga es muy corto, no hay problema de malas hierbas porque su desarrollo en ese plazo no es suficiente para llegar a romper el papel.

Te puede interesar: Acolchados de papel, una alternativa para reducir los residuos plásticos

Respecto a la humedad se observa que el papel negro la retiene comportándose como un plástico y luego se evapora, y que el papel marrón se empapa y luego le cuesta más tiempo secarse.

En cuanto a la degradación, los dos papeles aguantan el tiempo suficiente para cubrir el ciclo del cultivo. Después se pica y se incorpora al suelo sin ningún problema. Al mes se realizaron controles de degradación y se vio que prácticamente había desaparecido.

El proyecto de acolchados de papel, liderado por INTIA en colaboración con la empresa Smurfit Kappa, supone una gran base para continuar experimentando y obtener los resultados que permitan realizar las recomendaciones precisas al sector respecto a esta alternativa.

Redaccion AenVerde
Redaccion AenVerde

info@aenverde.es

Sin comentarios

Deja una respuesta