Redes que disuaden las plagas de trips

mallas de cultivo rojas

Las mallas de sombreo evitan altas dosis de radiación en algunos cultivos pero también pueden proteger de algunas plagas según su color.

Un equipo de investigación del Centro de Agricultura, Silvicultura y Pesca de la Prefectura de Kioto y la Universidad de Tokio ha descubierto que el color de la red puede actuar como un elemento disuasorio aún más importante.

«Probamos redes rojas que tenían un tamaño de malla mayor que el cuerpo del insecto, pero aún más efectivas que otras redes convencionales blancas o negras con un tamaño de malla más pequeño. Este ‘control óptico de plagas’ se basa en la naturaleza de la visión del color de los insectos para mantener alejadas a las plagas”, explicó el profesor Masami Shimoda de la Escuela de Graduados en Ciencias Agrícolas y Biológicas de la Universidad de Tokio.

«La mayoría de los insectos no tienen fotorreceptores rojos en los ojos y les resulta difícil ver el color rojo, por lo que nos pareció curioso que se pudiera utilizar un color invisible para controlarlos».

Thrips tabaci

El equipo se centró en una plaga, los trips de la cebolla ( Thrips tabaci ). Este insecto es muy resistente a los insecticidas y causa grandes daños a una variedad de cultivos importantes en todo el mundo, al comerlos y al propagar virus dañinos.

Los investigadores probaron tres combinaciones de colores de redes rojas (rojo-blanco, rojo-negro y rojo-rojo) en tres tamaños de malla (2 milímetros, 1 mm y 0,8 mm).

También probaron redes típicas combinadas de negro, blanco y blanco y negro del mismo tamaño, en el laboratorio y en el campo.

En general, todas las redes que incluían fibras rojas tuvieron un desempeño significativamente mejor para mantener alejados a los trips de la cebolla que las redes negras o blancas.

En la segunda prueba al aire libre, los investigadores probaron la eficacia de las redes rojas y rojas en diferentes niveles de cobertura. Debido a un brote de trips de la cebolla en la zona, se utilizó insecticida. La parcela totalmente cubierta requirió la menor cantidad de insecticida y produjo cebollas de alto valor comercial. Las parcelas que sólo estaban cubiertas por el techo o los costados requirieron una aplicación adicional de plaguicida, en comparación con la parcela totalmente cubierta. En comparación con las parcelas completamente descubiertas, las parcelas con redes rojas redujeron en general el número de aplicaciones de tratamiento necesarias entre un 25% y un 50%.

“Estas nuevas mallas rojas son más caras que los pesticidas, pero son económicas porque pueden usarse durante años. También son muy eficaces para controlar las plagas sin todo el trabajo que implica fumigar pesticidas”, afirmó Shimoda. “Mi sueño es que en el futuro podamos fabricar redes rojas que no parezcan rojas, al menos no para el ojo humano, pero que tendrían el mismo efecto sobre las plagas. Con suerte, esto reduciría los costos de fabricación y podremos encontrar formas de aumentar la durabilidad”.

Fotos de las diferentes combinaciones de colores de redes rojo-blanco, rojo-negro y rojo-rojo.
Tres tipos de redes rojas. Los investigadores probaron la reflectancia espectral, las longitudes de onda de la luz reflejada, en las diferentes redes. © 2024 Tokumaru et al./Scientific Reports

Además de reducir la infestación por trips de la cebolla, otra ventaja de las redes rojas es que, debido a que dependen del color y no del tamaño de la malla, pueden tener agujeros más grandes.

Esto mejora la transpirabilidad, reduce la posibilidad de infecciones por hongos y mejora el acceso a la luz solar. Además, debido a un mejor flujo de aire, las temperaturas no son tan altas dentro del invernadero, lo que facilita a los agricultores trabajar en el interior.

Fuente: Universidad de Tokio. 

 

Redaccion AenVerde

info@aenverde.es

Sin comentarios

Deja una respuesta