“Podemos controlar todos los procesos del invernadero desde una sola app”

Joaquín Soriano_Ikos Tech

Entrevista a Joaquín Soriano, cofundador y CEO de Ikos Tech.

P.- Se os califica de startup, pero ¿cómo nace vuestra empresa? ¿Cómo fueron los inicios? ¿Salistéis de un garaje también?
R.- Pues más menos, porque montamos los primeros equipos en el garaje de mi socio Rubén… (comenta sonriendo). La empresa nace en 2017. Soy ingeniero agrónomo y veía la necesidad de proporcionar, tanto a los agricultores como a los técnicos, una herramienta para la toma de decisiones de cuándo hay que regar, cuánto tiempo, porque en esa época la tecnología era muy cara y poco accesible para el agricultor. Se instalaban tensiómetros, pero había que mirarlos varias veces al día, y por ahí fue surgiendo la idea. A los 8 meses de fundar la compañía con
Abdera Suministros y mis socios Rubén y David, nos presentamos a la incubadora
Cajamar Innova que nos eligió para el proceso de aceleración de empresas, y también nos ayudó a captar nuevos clientes. Gracias a la incubadora conocimos a SEIDOR, que era la que se encargaba de hacer las mentorías y fue la que invirtió el
impulso financiero que nos hacía falta.

«Donde aplicamos nuestros parámetros logramos reducir en torno a un 40% el riego».

P.- IKOS Tech se ha especializado en hacer eficiente un agua escasa, ¿qué herramientas ofrecéis y qué suponen para el agricultor?
R.- Hemos desarrollado un dispositivo totalmente inalámbrico que funciona con batería de placa solar, que cada diez minutos genera un dato y a ese equipo se les pueden conectar varios sensores que son el origen de las recomendaciones para el agricultor: los tensiómetros, temperatura, humedad ambiente, medición de la salinidad y de la humedad del suelo, basado en algoritmos, y que en unos 20 días cuenta ya con datos fiables para dar recomendaciones de riego óptimas. Ese fue el gran cambio porque podemos añadir más sensores para medir también la radiación y la dosis de blanqueo, o caudalímetros para medir la cantidad de agua que se le aplica. De eso se encarga IKOS Connect, un dispositivo con el que el agricultor no tiene que hacer una gran inversión sin cambiar la máquina de riego, que se adapta a lo que ya tiene y con cierta “inteligencia” para la toma de decisiones. Podemos controlar todos los procesos del invernadero desde una sola app. Ese es el objetivo final.

«Vamos a lanzar el próximo año unos algoritmos predictivos a siete días de las
condiciones climáticas».

P.- Y Agrocolor está certificando vuestro cálculo de huella hídrica.
R.- El cálculo de la huella hídrica era un proceso muy engorroso con muchísimos parámetros: pluviometrías, balsa de agua o no, recogida de lluvias, evaporación, lixiviados y un largo etcétera. La idea fue conformar un desarrollo donde el auditor pudiera tomar todos los datos de forma sencilla y verificar que todos esos datos son correctos porque el cálculo se ha hecho automatizado gracias a nuestro programa; da igual que se haga en un invernadero o que se hagan al aire libre, nuestro desarrollo está planteado para todas las las situaciones. Esto permite que Agrocolor pueda llevar la huella hídrica a todos sus clientes de una forma rápida y reduciendo los costes de certificación.

P.- Habéis realizado un proyecto piloto con Primaflor. ¿En qué ha consistido?
R.- Se hizo en un cultivo de invierno en dos parcelas exactamente iguales y se colocaron dos contadores de agua, uno con nuestro software y otro con el que usaban habitualmente. Al final del ciclo, se comprobó que en la parcela donde aplicamos nuestros parámetros logramos reducir en torno a un 40% el riego y se obtuvo un 3% más de producción.

Eso ha hecho que Primaflor haya colocado ya más de 20 equipos con nosotros y su objetivo es seguir digitalizando la empresa. Además, quieren también calcular la huella hídrica con el fin de ser lo más sostenibles posible. Tenemos en marcha otros proyectos de envergadura como digitalizar todo el consumo de agua de la cooperativa La Palma y calcular su huella hídrica. En este sentido, también hemos empezado a trabajar con CASI y Vicasol, y hemos preparado junto a SEIDOR el kit digital para Trops.

«Creo que el camino irá por la gestión integral del invernadero con una base muy fuerte en inteligencia artificial».

P.- Google ha cumplido 25 años y ahora estamos en la era de la inteligencia artificial. ¿Vosotros la aplicáis?
R.- Ahora mismo tenemos la herramienta Raindrop que predice o determina al agricultor cuánto tiene que regar, modificándose en tiempo real, según las condiciones climáticas o suelo. Vamos a lanzar el próximo año IKOS 7Cast, que son algoritmos predictivos a siete días de las condiciones climáticas del invernadero. Esos algoritmos los podemos introducir también con modelos predictivos de plagas. Por ejemplo, con Koppert, hemos trabajado cuándo es mejor aplicar un biofungicida, hongos que requieren unas condiciones ambientales y consultas al algoritmo cuando vas a aplicar el tratamiento en el cuaderno de campo, y te dice cuál es el mejor momento para aplicarlo.

P.- Y el siguiente paso, ¿cuál sería? ¿Robótica?
R.- No sé si robótica, quizás en un futuro. Creo que el camino irá por la gestión integral del invernadero con una base muy fuerte en inteligencia artificial que ayude
al agricultor a parametrizar el manejo de su ordenador. Ahora, en conjunto con la Universidad de Almería y Future Farms a través del CDTI Innovación, estamos desarrollando un algoritmo de inteligencia artificial para gestionar el manejo del clima. El futuro será 100% digital, por eso estamos posicionando muy bien el kit digital porque un agricultor puede poner un equipo nuestro prácticamente gratis, pagando sólo lo que supone el IVA. Nuestra solución está en torno a 1.350 euros el
equipo básico y con inteligencia artificial por algo más de 2.000 euros, el más completo con más sensores.

Redaccion AenVerde

info@aenverde.es

Sin comentarios

Deja una respuesta