Optimización de los riegos de lavado del suelo enarenado

logo GO Riega

En esta información se expone algunas de las conclusiones de parte del trabajo realizado en el GO Gestión Sostenible del Agua de Riego en Frutas y hortalizas en el Poniente Almeriense, en el que participan COEXPHAL, Universidad de Almería, JCUAPA, FERAL, Fundación CAJAMAR, y colaboran IFAPA y CIEMAT.

logo GO Riega

La obtención de agua en cantidad y calidad suficiente procedente de los acuíferos en el Campo de Dalías fue uno de los factores más importantes para el crecimiento de la superficie de invernaderos. Sin embargo, el sistema de explotación de los acuíferos, del que se vienen extrayendo volúmenes superiores a la recarga desde hace décadas, han provocado fenómenos de intrusión marina desde principios de los 80 del siglo XX, y el deterioro progresivo de la calidad de las aguas por salinización. Ante esta situación crítica, en el año 2006 se elaboró un programa de protección-regeneración de los acuíferos del Campo de Dalías, realizado por el IGME y apoyado por la Junta de Andalucía, ACUAMED y la Junta Central de Usuarios del Acuífero del Poniente (JCUAPA). Este programa contempla la reordenación de bombeos: reducción en acuíferos inferiores y aumentos en coberteras en zonas estratégicas, la sustitución de bombeos en los acuíferos inferiores por recursos hídricos procedentes de la desalación y agua residual regenerada.

En general, el riego con agua salina produce la acumulación de sales en el suelo debido a que solo una pequeña parte de las sales disueltas en el agua de riego es absorbida por el cultivo. Las condiciones salinas generalmente tienen como resultado plantas de menor altura, con hojas más pequeñas, lo que finalmente conlleva una reducción del rendimiento. Además, se puede producir toxicidad de iones tales como, el cloruro, sodio y boro, lo que ocurre cuando estos componentes del agua del suelo son absorbidos por las raíces y se acumulan en los tallos u hojas de la planta.

Para evitar problemas en los cultivos, después del último cultivo de la campaña se suelen aplicar grandes volúmenes de riego (riego de lavado y solarización del suelo) con agua sola que pretenden que el agua arrastre las sales hacia las capas más profundas del suelo. Cuanto más salino sea un suelo y menor sea la tolerancia del cultivo a la salinidad mayores deberán ser los aportes de agua que habrá que aplicar para lavar las sales del suelo.

En el marco del Grupo Operativo “Gestión sostenible del agua de riego en Frutas y Hortalizas bajo plástico en el Poniente Almeriense”, en el que participan COEXPHAL, UNIVERSIDAD DE ALMERÍA, JCUAPA, FERAL, FUNDACIÓN CAJAMAR, y colaboran IFAPA y CIEMAT, se planteó el objetivo de optimizar los riegos de lavado. Con esta finalidad, se llevaron a cabo dos ensayos en la Estación Experimental de Cajamar “Las Palmerillas” donde se evaluó el efecto que tiene la duración de los riegos de lavado y la calidad del agua de riego sobre el lavado de un suelo enarenado. Para ello, se aplicaron riegos de lavado de distinta duración o volumen, riegos de 1 hora (equivalentes a 4,4 L m-2) y riegos de 6 horas (equivalentes a 26,4 L m-2). El agua empleada en estos riegos tenía una conductividad eléctrica (CE) de 1,6 mmol L-1, con una concentración de cloruros de 12 mmol L-1 y 7 mmol L-1 de sodio.

Además, se analizó el lavado de suelo que se produce cuando se emplea agua desalada, con una CE de 0,6 dS m-1, en riegos de 1 hora. En la figura de arriba se muestra la evolución de la CE de la solución del suelo (CEss) respecto al volumen acumulado de agua aportada en los riegos de lavado. El volumen de agua total aplicado fue grande, pues se quería ver el potencial de lavado que tenía cada tratamiento. La aplicación de varios riegos de menor duración (1 hora) fue más efectivo para lavar las sales del suelo que aplicar varios riegos de larga duración (6 horas).

Por otra parte, el lavado del suelo fue más efectivo cuando se usó agua de mejor calidad, como el agua desalada (CE=0,6 dS m-1), además tuvo mayor potencial de lavado y, por tanto, sería necesario emplear menos cantidad de agua para lavar las sales del suelo.

 

María Dolores Fernández Fernández
María Dolores Fernández Fernández

Investigadora en Estación Experimental Cajamar "Las Palmerillas"

Sin comentarios

Deja una respuesta