Merkel hará ley la directiva europea de prácticas desleales

No se pueden fijar precios mínimos ni el Gobierno puede intervenir en la fijación de los precios, pero sí se puede avanzar unas “relaciones justas” entre los actores de la cadena alimentaria y hacer rango de ley alemana la directiva europea antes de fin de año.

Es la conclusión principal del encuentro del pasado lunes entre la canciller Angela Merkel, acompañada por la ministra de Agricultura alemana, Julia Klöckner, y el ministro de Economía, Peter Altmeier;  y en el otro lado la gran distribución de alimentos en el país gemano: Aldi, Edeka, Rewe y Lidl, que acaparan el 85% del mercado.

La ministra Klöckner apuesta por aplicar desde este año la legislación europea que aborda la competencia desleal. Las cancelaciones a corto plazo de productos perecederos o pagos atrasados ​​de los proveedores. La ministra fue clara en este encuentro: Anunciar alimentos por unos pocos céntimos y al mismo tiempo exigir estándares cada vez más altos no puede ir de la mano.

La aplicación de la ley europea prohíbe que los comerciantes cambien unilateralmente los términos de entrega, los estándares de calidad y los términos de pago; que la comida perecedera se paga después de treinta días; que el comprador no confirma los acuerdos de entrega por escrito a solicitud del proveedor; que los compradores adquieren y usan ilegalmente secretos comerciales de proveedores; que el comprador amenaza con represalias de carácter comercial si el proveedor ejerce sus derechos contractuales o legales; y que los compradores exigen una compensación del proveedor por procesar las quejas de los clientes sin culpa del proveedor.

Por la otra parte, el director ejecutivo de Rewe, Lionel Souque, defendió los precios bajos que ofrecen sus tiendas. “Alrededor de 13 millones de personas en Alemania viven en la pobreza o en la línea de pobreza”, dijo. “Los precios favorables de los alimentos permiten que estas personas tengan una dieta saludable y segura. Como tienda de comestibles, queremos y lo aseguraremos en el futuro “.

De interés: La rentabilidad del agricultor es asunto de Estado en Alemania

Según informa el Gobierno alemán,  se acordó también el establecimiento de una “Oficina de información sobre prácticas comerciales desleales y precios de dumping” en el Ministerio Federal de Alimentación y Agricultura (BMEL) y continuar los contactos entre comercio y productores bajo el liderazgo del Ministerio Federal de Alimentación y Agricultura .

Según las cifras de la Asociación Alemana de Agricultores (DBV), estos recogen cada vez menos valor agregado. Hoy, según el DBV, de 1 euro que los consumidores gastan en alimentos, solo 23 céntimos llegan a las arcas de los agricultores. A principios de la década de 1970, era de 43 céntimos.

Caso español

En España, el ministro de Agricultura, Luis Planas, también ha emprendido una ronda de contactos con la gran distribución, comenzando con los directivos de Carrefour, al que seguirán otros.

Desde el Ministerio español han comunicado que es necesario establecer una visión y una responsabilidad colectiva de que los agricultores y ganaderos merecen, de toda la sociedad, apoyo y reconocimiento. Desde la administración central quieren establecer un diálogo con todas las partes (productores, industria, distribución y consumidores), ya que la solución no está en un solo eslabón, sino en el conjunto de la cadena, desde los productores hasta los consumidores.

 

Redaccion AenVerde
Redaccion AenVerde

info@aenverde.es

Sin comentarios

Deja una respuesta