Máxima higiene para combatir al virus rugoso del tomate

Debate CASI

La preocupación entre los agricultores de los invernaderos solares de Almería por el ToBRFV, conocido como el virus rugoso del tomate, es palpable. Los expertos lo comparan con el covid por su facilidad para contagiarse y porque afectará a la totalidad de las fincas aunque, en ocasiones, no se aprecien síntomas en el tomate. La vacuna en este caso pasa por tener variedades tolerantes. Para dar tiempo a las casas de semillas a desarrollarlas, los profesionales del campo lo combaten con higiene, desinfección, labores culturales y productos nutricionales.

José Miguel López Castillo, agricultor de CASI

– ¿Qué características tiene la finca en la que nos encontramos?
Esta finca se encuentra en El Alquián, pedanía de Almería, y estamos desde 2017, aunque llevo en el oficio desde 2010, siempre con cultivo convencional y aplicando control biológico de plagas. Tiene una superficie de una hectárea dividida en dos
invernaderos muy diferentes. En uno cultivamos la variedad tinkwino, desde 2020, que es peculiar porque tiene un color rosa, y en el otro invernadero tenemos una variedad posterior, resistente al virus rugoso, que sigue su ciclo normal.

-Según su experiencia, ¿cómo se presenta la campaña en cuanto a virus y enfermedades?
Es una campaña complicada por el virus del rugoso que debilita la planta, le quita fuerza y calibre al fruto y eso la hace más vulnerable a que le ataque otro tipo de virus como el rizado amarillo de la hoja del tomate referida como TYLCV (por sus siglas en inglés) o ‘virus de la cuchara’. Se detecta porque el tomate no colorea bien, el virus le produce unas manchas que le impide coger el color y provoca que pase a segunda categoría o, directamente, pérdida.

José Miguel Castillo

-¿Cuáles son las pautas que sigue cuando detecta algún foco?
Máxima higiene, guantes de usar y tirar, desinfección de herramientas, cambio de ropa… También se controla mucho la mano de obra, se intenta no introducir empleados que vengan de otra finca porque es muy fácil que se propague a
gran velocidad.

Roque Oller y Federico Castellón, director y subdirector Departamento Técnico de CASI

-¿Ustedes son expertos en tomate desde hace muchos años… ¿Qué medidas
preventivas recomiendan ante virus como el rugoso?
Se intenta evitar que cuando un agricultor trae planta de los semilleros venga infectada para lo que se realizan análisis de las partidas. En fincas que en años anteriores han tenido problemas con este virus se desinfecta la estructura, el suelo
y las herramientas antes de empezar la nueva campaña. Durante el cultivo es imprescindible seguir con esa asepsia para evitar la propagación si se detecta algún foco.

Roque Oller y Federico Castellón

–¿Qué otras medidas aconsejan a sus agricultores?
Los técnicos realizan un seguimiento periódico en los invernaderos. Si se identifica algún síntoma, lo primero que se hace es acotar la zona para impedir el contacto con esas plantas infectadas. Es muy importante retrasar la aparición de los
síntomas en un cultivo que se hace desde el mes de agosto hasta mayo. Se trata de un virus muy singular ya que los síntomas son muy variables. Si la planta tiene poca carga viral y se encuentra en un nivel de estrés bajo, puede no mostrar ningún síntoma, o mostrarla en la planta y no en el fruto. La diferencia entre que una planta infectada produzca un fruto de mala calidad o no puede ser pequeña. Intentamos que el nivel de estrés del cultivo sea lo más bajo posible para que el viraje del tomate lo haga de una manera más lenta. En otras zonas de España y en otros países está produciendo verdaderos desastres. En Almería, por los ciclos de cultivo, estamos comprobando que se puede luchar contra él sumando todas las herramientas que tenemos: higiene, desinfección, labores culturales y productos nutricionales.

Debate CASI_variedad resistente (2)
Variedad resistente al virus rugoso del tomate.

–¿Cómo se presenta el futuro?
Sabemos que el futuro es incierto y sabemos que tenemos que convivir con él. En dos o tres años el virus va a estar presente en casi todas las fincas de Almería por lo tanto la solución pasa por conseguir variedades con resistencia alta. Una labor que están desarrollando las casas de semillas.

Redaccion AenVerde

info@aenverde.es

Sin comentarios

Deja una respuesta