Los fertilizantes han subido en un año un 150% en la Unión Europea

renowagro fertilizantes

El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, ha apostado por el desarrollo de los fertilizantes orgánicos y encontrar una segunda vida a residuos de la industria alimentaria, como lodos de depuración, estiércoles y purines.

En este caso, la economía circular permite hallar fuentes alternativas de abastecimiento al tiempo que se reduce la dependencia del gas y la huella de carbono del sector de los fertilizantes.

“Tenemos que convertir en una oportunidad la transformación de residuos”, sobre todo, en un contexto como el actual, en el que los precios de los fertilizantes nitrogenados en la Unión Europea han subido un 149 % en un año, ha expresado el ministro Luis Planas en la inauguración del I Encuentro Internacional “Renowagro”-Recursos orgánicos para la sostenibilidad del sector agroalimentario que se celebra hasta mañana en Zaragoza, organizado por el grupo Térvalis.

Uno de los principales insumos de la agricultura

Rusia, tras la invasión de Ucrania, utiliza los recursos energéticos y las materias primas como arma de guerra que está provocando un incremento de los costes de producción de fertilizantes como consecuencia, sobre todo, del alza de los precios del gas. Los fertilizantes son además uno de los principales insumos, necesarios, de la agricultura y, en el caso de los nitrogenados de síntesis, que dependen del gas, su precio se ha disparado.

Para asegurar tanto la disponibilidad de esta materia prima, así como su asequibilidad, la Comisión Europea presentó la semana pasada una comunicación en la que se plantean medidas de apoyo financiero, como la posibilidad de hacer uso de la reserva de crisis, mejorar la transparencia del mercado y medidas para optimizar el uso de fertilizantes.

Igualmente se plantean medidas para evitar restricciones en el comercio internacional de los fertilizantes y optimizar el uso de los fertilizantes con prácticas agrícolas sostenibles.

La actual crisis ha llevado a centrar más las acciones de los gobiernos a la parte productiva para asegurar el abastecimiento de alimentos a precios razonables, pero esta coyuntura no debe hacer que se pierdan de vista los objetivos ambientales, entre ellos la protección de los suelos agrícolas, ha advertido el ministro, y ha asegurado que un suelo sano es más productivo y supone un menor coste, tanto económico como ambiental.

Aprovechamiento

Planas ha remarcado que para aprovechar los subproductos en todo su potencial se requiere conocimiento, investigación y tecnología, que permitirán además convertir lo que hoy es un problema en oportunidad, y ha citado como ejemplo la utilización de los purines, que son una fuente de nitrógeno y fósforo, así como de otra materia orgánica y nutrientes. Además, la digestión anaerobia de los purines permite producir biogás que se puede utilizar en la industria o en las propias granjas.

Para hacer que esos procesos sean eficientes, viables y se garantice la seguridad alimentaria, se requiere innovación, inversiones, y asesoramiento para aplicar las mejores técnicas disponibles, ha asegurado el ministro, y ha destacado que su departamento ha hecho del aprovechamiento de los estiércoles un tema fundamental para el futuro inmediato.

Así ha destacado que en el componente Plan de Transformación, Recuperación y Resiliencia (PRTR) que gestiona el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación se incluyen incluye una inversión de 307 millones de euros en agricultura precisión, modernización invernaderos, sistemas de gestión de estiércoles o mejora de la eficiencia energética y aprovechamiento de biogás.

 

 

 

Redaccion AenVerde

info@aenverde.es

Sin comentarios

Deja una respuesta