Las cooperativas andaluzas piden a la Consejería de Agricultura una defensa enérgica del sector agroalimentario

En una fórmula mixta (presencial y virtual), el Consejo Rector de Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía se ha reunido con la consejera de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, Carmen Crespo Díaz, y parte de su equipo para tratar diferentes cuestiones relacionadas con el sector agrario y agroalimentario andaluz. Lo ha hecho una semana después de su Asamblea General, en la que se puso de manifiesto el impacto de la crisis de rentabilidad de 2019 en la facturación global de las cooperativas, que descendió durante el último año un 7% hasta los 8.770 millones de euros.

Representantes de Cooperativas Agro-alimentarias y de la Consejería de Agricultura de Andalucía.

Además del aceite y la aceituna de mesa , el listado de productos damnificados por los aranceles de Estados Unidos es mucho más amplio: vinos, carnes y elaborados de cerdo, frutas como los cítricos o melocotones, zumos, lácteos y productos del mar, entre otros. Actualmente, están en revisión y la semana próxima EE UU dará a conocer si los amplía a más productos o si los incrementa incluso al 100% como ya amenazó a principios de 2020.

Ante ello, Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía opina que las administraciones no están haciendo todo lo necesario. A nivel nacional, porque el asunto no está ocupando el lugar central que merece en la agenda del Ministerio de Agricultura y el Gobierno de España, pese a que el origen se halla en las subvenciones concedidas al sector aeronáutico; para la federación, no se está realizando todo lo posible ni en Europa ni tampoco con Estados Unidos para poner freno a este ataque frontal al sector.

Igualmente, el Consejo Rector sostiene que la Consejería de Agricultura debe llevar a cabo una defensa más enérgica del sector en este conflicto, en el que Andalucía es la región más afectada, con impacto directo en su empleo y economía.

En línea con lo anterior, desde Cooperativas Agro-alimentarias se ha incidido en que la Comunidad Autónoma de Andalucía debe liderar este debate así como el relacionado con otros asuntos vitales como la PAC y la defensa contundente de su presupuesto; la reforma de la Ley de la Cadena; la norma de Calidad del Aceite de Oliva; el control de las importaciones en frontera y la salvaguardia de los principios de preferencia comunitaria y reciprocidad, pues el sector necesita, más que nunca, verse representado y defendido por sus instituciones.

En este sentido, la federación ha recordado que la crisis continúa enraizada en el sector y que, aunque durante los peores momentos del Covid-19 no se ha parado y se han atendido las necesidades de la sociedad, “no significa que los problemas se hayan superado sino todo lo contrario; hay sectores que ahora están mucho peor que antes del coronavirus”, ha asegurado el presidente, Juan Rafael Leal.

De hecho, se han retomado las movilizaciones, como la del Puerto de Algeciras, el pasado día 21 de julio, o como la que tendrá lugar mañana viernes, 7 de agosto, en la Sierra de Segura de Jaén; y continuarán hasta que no se adopten soluciones de futuro que devuelvan a los sectores a su senda de la rentabilidad. Para ello, además de los temas relacionados, Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía considera indispensable, abordar urgentemente cuestiones como el agua, la problemática de la mano de obra en el campo, o la necesidad de destinar más recursos a la promoción, la exportación y la internacionalización.

En otro orden de cosas, el Consejo Rector de la federación ha instado a la consejera de Agricultura a apostar firmemente por el cooperativismo, de cuya competitividad dependen directamente más de 290.000 familias de agricultores y ganaderos andaluces.

“Las ayudas a las cooperativas son las ayudas más socializadas que existen”, ha subrayado Juan Rafael Leal, quien ha explicado que apoyar a las cooperativas es hacerlo a las decenas de miles de productores que las sustentan y contribuir al enriquecimiento de Andalucía. “Porque las cooperativas comercializan las producciones de agricultores y ganaderos andaluces y, ante las crisis, las cooperativas no cogen su sede y se la llevan a otra parte, sino que se quedan en los pueblos, afrontan el temporal y siguen manteniendo el empleo y el medio rural vivo a costa de su rentabilidad”. En definitiva, ha recalcado Juan Rafael Leal, “apostar por las cooperativas es apostar por el presente y el futuro de Andalucía”. 

Redaccion AenVerde
Redaccion AenVerde

info@aenverde.es

Sin comentarios

Deja una respuesta