Labcolor está preparado para responder a riesgos emergentes causados por Norovirus y Hepatitis A

El laboratorio de COEXPHAL ha implantado el método ISO 15216 para la detección de Norovirus GI y GII y virus de la Hepatitis A en alimentos vegetales. Catherine Jacquin, responsable del Área de Microbiología e Higiene Agroalimentaria de Labcolor, desgrana por qué es relevante este tipo de analíticas a las frutas y hortalizas.

Catherine Jacquin, responsable del Área de Microbiología e Higiene Agroalimentaria de Labcolor.
Catherine Jacquin, responsable del Área de Microbiología e Higiene Agroalimentaria de Labcolor.

Según datos oficiales, desde 2017 hasta finales de enero de 2020, ha habido varias alertas por virus en alimentos de origen vegetal en la Unión Europea, ¿Qué tipos de virus han generado estas alertas y que enfermedades pueden producir en los consumidores?

17 de estas alertas han sido por presencia de Norovirus en frutos rojos, la mayoría congelados; dos en tomate (cherry y cocktail), una en espinacas y otra por presencia de Hepatitis A en frutos rojos. Si consultamos el último informe disponible de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (ESFA en sus siglas en inglés), los Norovirus y la Hepatitis A aparecen como segunda y tercera causa de toxiinfecciones alimentarias causadas por alimentos de origen vegetal (Salmonella ocupa el primer lugar). Estos virus son muy estables y resistentes en el medio ambiente.

Los Norovirus y Hepatitis A tiene una dosis infecciosa muy baja, lo cual indica que su presencia en alimentos, aun a niveles muy bajos puede causar infección.

En el caso de Norovirus, una persona infectada puede excretar hasta 108 partículas virales por gramo de heces.

Los Norovirus causan gastroenteritis, con diarrea, vómitos y dolor estomacal.

La Hepatitis A puede ser asintomática en niños, pero en adultos se acompaña de fiebre e ictericia, y puede llegar a provocar un fallo hepático.

¿Qué analítica ha puesto en marcha Labcolor ante esta situación?

El laboratorio de COEXPHAL, consciente de que esto puede suponer un riesgo emergente ante el cual debemos estar preparados, ha implantado el método oficial descrito en la norma ISO 15216 para la detección de Norovirus y el virus de la Hepatitis A en
alimentos vegetales.

La analítica es compleja y requiere unos controles exhaustivos en cada paso, desde la extracción de partículas virales en la matriz vegetal hasta la detección por RT-PCR a tiempo real del genoma vírico. Este método es muy sensible y permite detectar bajos niveles de virus; ya se ha incorporado a la cartera de servicios ofrecidos por el laboratorio y se está trabajando para incluirlo en nuestro alcance de acreditación conforme a la norma ISO 17025.

:¿Cuáles son los métodos de prevención/ contención recomendados?

La transmisión de estos virus se produce principalmente, vía ingestión de agua o alimentos contaminados, así como por contacto personapersona. Entre los alimentos que presentan un mayor riesgo de estar contaminados por virus entéricos destacan los moluscos bivalvos, las verduras que se consumen en ensalada y las frutas tipo baya.

La contaminación de las frutas y hortalizas por una manipulación higiénica deficiente puede ocurrir desde el campo hasta la cocina del consumidor

Como medidas preventivas de la contaminación en el sector de frutas y hortalizas, son destacables tres:
-Emplear agua de uso agrícola libre de contaminación fecal y en ningún caso aguas residuales no tratadas.

– El personal en contacto con los alimentos debe cumplir con las buenas prácticas de higiene y no trabajar en dichas tareas en caso de enfermedad.

– Se deben proteger las áreas de cultivo de cualquier tipo de contaminación fecal (procedente de animales, escorrentías, etc.).

Como centro de referencia, con más de 30 años de experiencia en el sector hortofrutícola almeriense, desde LABCOLOR destacamos la importancia de que cada empresa considere la presencia de este tipo de virus en los alimentos que comercializa como un riesgo más a tener en cuenta, al igual que por ejemplo Salmonella, Listeria monocytogenes o las Escherichia coli enterohemorrágicas. Asimismo, se tienen que tener implantadas medidas de prevención frente a la presencia de estos patógenos en alimentos, y verificar periódicamente la efectividad de dichas medidas.

Redaccion AenVerde

info@aenverde.es

Sin comentarios

Deja una respuesta