La mitad del mundo es apta para la diversificación de cultivos

campo diverso

¿Dónde y cómo se pueden utilizar de forma rentable las prácticas agrícolas diversificadas para impulsar tanto la productividad como la biodiversidad? Investigadores de la Universidad de Bonn han abordado esta cuestión en un estudio que se ha publicado en «Communications Earth & Environment».

La agricultura, como otros sectores de la economía, es un negocio con ánimo de lucro. Por ello, los sistemas de cultivo sencillos, como los monocultivos, se han afianzado porque prometen mayores beneficios. Sin embargo, son más susceptibles a enfermedades y parásitos, que pueden provocar, entre otras cosas, el fracaso total de la cosecha.

Las prácticas de cultivo diversificadas, como los cultivos mixtos y la rotación de cultivos, ofrecen una alternativa sostenible. Ya se ha demostrado científicamente que pueden ser rentables, quizá incluso más que los monocultivos. Pero, ¿en qué condiciones serán rentables estas prácticas agrícolas diversificadas? ¿Y cómo pueden contribuir a intensificar los sistemas agrícolas de forma sostenible?

Un equipo de investigadores del Centro de Investigación para el Desarrollo de la Universidad de Bonn aplicó a su estudio un método tomado de la ecología y utilizado para modelizar la distribución de especies, con el fin de poder hacer predicciones sobre en qué lugares del mundo podrían ser rentables las prácticas agrícolas diversificadas.

Para ello, la autora principal, Hannah Kamau, estudiante de doctorado y miembro del grupo de trabajo de la catedrática Lisa Biber-Freudenberger en el Área de Investigación Transdisciplinar de Innovación y Tecnología para Futuros Sostenibles de la Universidad de Bonn, estudió más de 2.000 lugares de todo el mundo en los que se habían detectado prácticas agrícolas diversificadas rentables, así como las condiciones socioeconómicas que determinan la rentabilidad: densidad de población, acceso a los mercados locales, suministro eléctrico, producto interior bruto per cápita y gobernanza.

A continuación, Hannah Kamau predijo en qué otras regiones del mundo se daban condiciones similares a las observadas en las prácticas agrícolas diversificadas rentables.

Sus predicciones sugieren que el Norte Global y partes del Sur Global cercanas a centros urbanos son especialmente adecuadas para prácticas agrícolas diversificadas rentables. «Las infraestructuras desarrolladas desempeñaron un papel clave en la predicción de las zonas adecuadas», explica.

Además de identificar las regiones potencialmente idóneas, Kamau también determinó cómo aumentar la producción de cada zona de forma sostenible. «Hay dos formas de aumentar la producción», explica. «El primero es la extensificación, es decir, ampliar las zonas agrícolas. El otro es la intensificación, es decir, aumentar la densidad de cultivo. Dependiendo de la región, las prácticas agrícolas diversificadas pueden ayudar a que tanto la extensificación como la intensificación sean más sostenibles. Pero cada enfoque tiene sus riesgos».

Idoneidad de sistemas agrícolas diversificados y rentables. Fuente: Hannah Kamau

Qué enfoque es más prometedor depende de la región en cuestión. Las tierras agrícolas de Europa Occidental, China, partes de India y Brasil, así como Europa Oriental, que ya se cultivan de forma intensiva, podrían beneficiarse de diversas formas de extensificación, como la incorporación de plantaciones mixtas y la reducción de la densidad de cultivo.

Mientras que zonas del África subsahariana y partes de Brasil, India, Tayikistán, así como Canadá y Australia, podrían beneficiarse de la intensificación, según el estudio.

Otras zonas pueden ser adecuadas para ambas opciones, como la mayor parte de África Occidental.

Fotografía principal: © Volker Lannert/Universidad de Bonn

 

 

 

 

 

 
 
Redaccion AenVerde

info@aenverde.es

Sin comentarios

Deja una respuesta