La huella hídrica de un litro de gazpacho

gazpacho andaluz

Investigadores de la Universidad de Almería se propusieron calcular la huella hídrica de un litro de gazpacho producido en la ciudad, o lo que es igual, cuánta agua dulce es necesaria para que funcione toda la cadena de producción hasta servir esta sopa.

Este trabajo cifra la huella hídrica en 580,5 litros de agua para llenar una jarra de un restaurante. La inmensa mayoría (99,9 %) de esta agua procede de la cadena de suministro y, dentro de ella, el aceite de oliva es el producto que más ‘pesa’ en este cálculo.

Además, la mayor parte de esta huella hídrica procede de las aguas verdes (69 %), aquella que se encuentra en la atmósfera y que, por lo general, se recoge de las lluvias. El agua azul o dulce supone el 23 %, mientras que el agua gris o la necesaria para descontaminar el producto es el 8 %.

Gazpacho versus humus o ajoblanco

El estudio de las propiedades saciantes de un alimento es una de las vías de investigación para comprobar estrategias que reduzcan los niveles de sobrepeso y obesidad de la población. Es aquí donde encaja este trabajo, liderado por expertos de la Universidad de Murcia, que comparó cuál de estos tres productos típicos del Mediterráneo es capaz de aportar la mayor cantidad de micronutrientes y compuestos activos con la menor cantidad de comida y sin dejar con sensación de hambre al que lo consume. Spoiler: gana el gazpacho.

El estudio consistió en 24 voluntarios que consumieron un desayuno tradicional, seguido de una ración de gazpacho, hummus o ajoblanco, con un grupo control que solo tomó pan. Después, se evaluó la sensación de hambre y saciedad de cada comida según un cuestionario.

A pesar de ser el producto que no cuenta con la mayor cantidad de proteínas, fibras o carbohidratos —componentes muy relacionados con la supresión del hambre—, el gazpacho se coronó como el que mejor ataca el apetito.

Aunque los investigadores concluyen que hacen falta más estudios que justifiquen la capacidad saciante de esta sopa con tomate, apuntan a que puede deberse al papel que tienen los micronutrientes de este plato.

Que nadie sufra, al finalizar el estudio todos los participantes pudieron disfrutar de una comida a su gusto.

Fuente: SINC

Redaccion AenVerde

info@aenverde.es

Sin comentarios

Deja una respuesta