“La gestión de residuos agrícolas necesita el compromiso de todos”

Rosa García, ambientóloga del Departamento de Agroecología de APROA, desgrana en esta entrevista la principal problemática de los residuos agrícolas, cuya gestión necesita el compromiso de todos: administraciones, fabricantes, gestores, organizaciones y productores. También brinda las recomendaciones que hacen desde APROA para esta gestión.

Rosa, García, del Departamento de Agroecología de APROA.
Rosa, García, del Departamento de Agroecología de APROA.

¿Cuál es la principal problemática que hay en el sector con respeto a la retirada y valorización de los restos vegetales? La principal problemática viene dada por la estacionalidad de estos residuos. Hay dos picos muy acusados que coinciden con el final de los cultivos de otoño (enero y febrero) y el termino de los cultivos de primavera y de ciclo largo (mayo- junio).

Esta estacionalidad provoca que las plantas de tratamiento se encuentren en muchas ocasiones desbordadas por el gran volumen de restos vegetales a tratar en un periodo de tiempo muy corto.

Otro problema es la presencia de rafias plásticas que se quedan entre los restos vegetales cuando se levanta el cultivo. Estos residuos complican en gran medida el compostaje en las plantas. Por otro lado, la rafia contiene un elevado porcentaje de materia orgánica, lo que dificulta en gran medida su salida hacia las empresas recicladoras.

¿Y para aquellos que no son vegetales? Los plásticos de cubierta y estructuras metálicas de los invernaderos representan el mayor volumen de residuos inorgánicos generados y no llevan asociado ningún problema de gestión.

El principal problema viene dado por aquellos residuos como los plásticos de solarización, acolchado, manta térmica y dobles techos principalmente.

Estos residuos suelen presentar un alto grado de suciedad y/o humedad, por lo que no son rentables para las empresas gestoras, de tal manera que el agricultor tiene que pagar por su gestión o incluso algunas plantas no los recepcionan si no se entrega debidamente acondicionado o junto al plástico de cubierta. A esta problemática tenemos que sumar que en ocasiones el agricultor entrega sus residuos a un transportista o gestor intermedio sin recibir un albarán de entrega en planta o sin asegurarse de que se trata de un gestor autorizado.

En el caso de los envases de agroquímicos, la mayoría suelen ser gestionados a través de Sistemas Colectivos de Responsabilidad Ampliada del Productor (SCRAPs) como SIGFITO o AEVAE. Sin embargo, hay algunos envases, que no están adheridos a estos SCRAPs, por lo que su gestión también es complicada.

Lamentablemente, todo lo anterior unido a la mala praxis de determinados intermediarios puede desembocar en algunos casos en el abandono de estos residuos en ramblas, cauces y en el medio en general, provocando un gran impacto visual, paisajístico y medioambiental. Situaciones que, aunque no son generalizadas, dañan enormemente la imagen de todo el sector, convirtiéndose en el foco de campañas de desprestigio de algunos medios de comunicación europeos.

 ¿Qué recomendaciones hace APROA en cuanto a la gestión de estos residuos? En el caso de los restos vegetales una práctica muy recomendada sería retirar la rafia de los restos vegetales, lo que además permite incorporar estos restos al suelo, mejorando así su estructura y su contenido en materia orgánica. Existen algunas técnicas de entutorado que permiten una retirada más fácil de la rafia sin necesidad de mano de obra adicional.

Para cultivos cuya retirada sea más complicada, como en el caso del tomate, se puede utilizar rafia biodegradable.

Ya hay en el mercado rafias biodegradables y/o compostables que reúnen las características técnicas necesarias. Uno de los problemas que presentan estas rafias es que resultan muy costosas dado que su uso no está generalizado en la actualidad. No obstante, hay plantas de tratamiento de residuos orgánicos que ofrecen tarifas más económicas para los restos vegetales con este tipo de rafia.

También cabe destacar que a través de los fondos operativos de las OPFHs se puede acceder a una ayuda para la utilización de esta rafia, concretamente en la actuación medioambiental 7.28.  Utilización en la explotación de hilo biodegradable y rafia biodegradable.

En lo referente a los residuos inorgánicos, algunas recomendaciones serían:

  • Asegurarse de que los residuos se gestionan a través de un gestor autorizado: para ello es necesario exigir siempre el albarán de entrada en planta al transportista o al gestor.
  • En el caso de los envases de agroquímicos: no adquirir insumos cuya gestión pueda resultar dudosa, o en su caso, asegurarse del que el suministro donde se compró se hará cargo de los envases vacíos.
  • Para los plásticos de solarización acolchado y manta térmica: una práctica recomendable es colgarlos en el emparrillado unas 72 horas después de su retirada. Con esto se eliminará gran parte de la suciedad y de la humedad que contienen y se facilitará su recepción por parte de las empresas gestoras.

DENUNCIAS

Finalmente, animamos a todos los agricultores y a cualquier otra persona, a denunciar situaciones de abandono de residuos agrícolas. Pueden hacerlo a través de un teléfono que se ha habilitado desde APROA, donde la información se tratará de forma totalmente anónima. Únicamente con un SMS o WhatsApp indicando la ubicación del vertido, acompañado de una fotografía del mismo, desde APROA lo pondremos en conocimiento de la administración competente, en este caso la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible. El teléfono es el 687500400.

 

Redaccion AenVerde
Redaccion AenVerde

info@aenverde.es

Sin comentarios

Deja una respuesta