La competencia desleal de terceros países, ausente en el consejo europeo de ministros

ministros Bruselas

El pasado 22 de febrero, la Comisión Europea envió un documento a la Presidencia belga con algunas medidas para reducir la carga administrativa que pesa sobre los agricultores, texto que fue debatido en el Consejo de Ministros de Agricultura de ayer, quienes exigen más esfuerzo a la Comisión para dar solución a las reivindicaciones del campo.

La Comisión anunció una encuesta para marzo dirigida directamente a los agricultores que busca identificar sus principales fuentes de preocupación, y más a corto plazo propone simplificar algunos requisitos de condicionalidad que los agricultores de la UE deben cumplir, como las normas básicas -conocidas como BCAM (buenas condiciones agrícolas y ambientales)- que todos los agricultores deben cumplir para recibir el apoyo de la PAC y que está siendo difícil de implementar en determinadas circunstancias.

Otra de las propuestas debatidas ayer era simplificación de la metodología de los controles, con el objetivo de reducir el número de visitas a las explotaciones por parte de las administraciones nacionales hasta en un 50%.

Además, la Comisión propone aclarar el uso del concepto de fuerza mayor y circunstancias excepcionales. Este concepto jurídico permite que a los agricultores que no puedan cumplir todos los requisitos de la PAC debido a acontecimientos excepcionales e imprevisibles fuera de su control (como en casos de sequías o inundaciones graves) no se les impongan sanciones.

El ministro de Agricultura español, Luis Planas, agradeció ayer las propuestas de la Comisión Europea al recoger una gran parte de las medidas españolas. Las medidas de simplificación de la Comisión Europea (CE) “van en buena línea para resolver cuestiones que preocupan, como las excesivas exigencias de la condicionalidad reforzada, la complejidad de aspectos como las fotos georreferenciadas o la necesidad de un buen funcionamiento de la cadena alimentaria”, según el ministro Planas.

Simplificar la PAC

Así, en las medidas que tienen que ver con la simplificación de la presentación de las solicitudes de la PAC, ha destacado la eliminación de los controles de la condicionalidad por la alta carga burocrática que implica para las explotaciones de menos de 10 hectáreas de superficie.

Esta medida tiene un gran impacto en el caso de España, ya que beneficia a 345.000 agricultores, el 55 % del total de los perceptores de ayudas de la PAC.

España ha propuesto en el Consejo que, además, para paliar los problemas que plantea la condicionalidad reforzada, se deroguen las reglas sobre rotación de cultivos y de barbecho para la campaña 2024, además de simplificar los informes de evaluación y rendimiento.

Así, la CE ha entendido la necesidad de flexibilizar las Buenas Condiciones Agraria y Medioambientales (BCAM) 6 -cobertura mínima vegetal para evitar suelos desnudos en los períodos más sensibles-, 7 -rotación de cultivos- y 8 -destinar un porcentaje mínimo de la superficie agrícola a superficies no productivas-.

Sector hortofrutícola

En el ámbito hortofrutícola, una parte importante de las explotaciones, prácticamente todas las de invernadero, están aún excluidas del régimen de ayuda básica de la PAC y por tanto no es de aplicación este tipo de medidas agrarias. Por lo que, según FEPEX, se considera necesario ampliar las acciones propuestas por la Comisión y analizadas por el Consejo de ayer, para incluir medidas eficaces de gestión de crisis, de mejora de la competitividad y de control de las importaciones que causen perjuicios graves en los sectores productivos.

En línea con la simplificación burocrática de la PAC, España y otros países comunitarios han solicitado simplificar el requisito de las fotos georreferenciadas, ya que suponen una importante carga para los productores.

A pesar de esta valoración, el ministro ha considerado que es necesaria mayor rapidez en la aplicación de las medidas, especialmente en las que requieren una modificación de los reglamentos base, ya que está a punto de concluir la legislatura europea -las elecciones al Parlamento se celebran entre el 6 y el 9 de junio-, y ha recordado que los agricultores y ganaderos esperan soluciones urgentes. 

Pacto europeo

El ministro ha planteado la necesidad de realizar un nuevo gran pacto europeo por la agricultura y el medio rural como la mejor forma de dar respuesta a las preocupaciones de los agricultores y ganaderos que se movilizan en las últimas semanas en distintos Estados miembros. “Nos encontramos ante un gran desafío europeo que requiere una gran respuesta europea”, ha asegurado.

El ministro ha explicado que este gran pacto para poner la agricultura en la primera línea de debate comunitario debe poner al día los cinco principios básicos recogidos en el tratado fundacional de la Política Agraria Común hace 60 años. Los agricultores y ganaderos, ha explicado Planas, ven la nueva PAC como una dificultad adicional y no como una solución, por lo que ha considerado necesario realizar todos los esfuerzos posibles para que la Unión Europea de respuesta real a las necesidades del sector primario.

Desde Andalucía

La consejera de Agricultura, Pesca, Agua y Desarrollo Rural, Carmen Crespo, ha valorado como “un avance importante” que el Consejo de Ministros de Agricultura se haya abierto a “aplicar una mayor flexibilización y a reducir las cargas medioambientales a los agricultores y ganaderos”, así como a aliviar los requisitos para acceder sin problemas a las ayudas de la Política Agraria Común o el hecho de que, por primera vez, Bruselas “empiece a considerar la sequía una causa de fuerza mayor”. Un asunto que es “importantísimo y fundamental para la agricultura” dentro de las propias reivindicaciones del sector.

La competencia de terceros países ausente

No obstante, la consejera ha echado en falta que los ministros de Agricultura de la Unión Europea no estén abordando en el día de hoy temas tan “cruciales” como la revisión de los acuerdos comerciales con Terceros Países o la reserva de crisis de la propia PAC.

De hecho, la consejera ha pedido “la aplicación urgente” de dichas cláusulas, así como el incremento presupuestario de la Reserva de Crisis, para dar así respuesta a las necesidades planteadas por las organizaciones agrarias y ha indicado que esta aportación “es fundamental en estos momentos de crisis del sector agrario”. De ahí que ha insistido en que “es necesario que el Gobierno de España las pida y las defienda ante Bruselas”, a fin de proteger las producciones de los agricultores europeos para que puedan competir en igualdad de condiciones.

 

Redaccion AenVerde

info@aenverde.es

Sin comentarios

Deja una respuesta