La biosolarización nutre el suelo y cuida el medio ambiente

abonado en verde en invernadero

Investigadores del Departamento de Agronomía de la Universidad de Almería y del Centro IFAPA de La Mojonera han demostrado que la biosolarización, que combina el abonado en verde y la solarización del suelo mediante la cobertura plástica en los restos vegetales,  nutre los suelos aprovechando dichos restos, reduce el impacto ambiental que genera la eliminación de éstos, y disminuye el uso de fertilizantes convencionales, lo que consigue también una reducción de los gastos como el traslado a la planta de residuos, abonos, etc.

La biosolarización consiste en aplicar al suelo los restos de cosecha del cultivo anterior, que la radiación solar descompone convirtiéndolos en fertilizante natural, mejorando las características del suelo y dejándolo libre de patógenos. Se obtienen los mismos resultados que los abonos industriales, pero estamos siendo más respetuosos con el medio ambiente.

abonado en verde en invernaderoDurante dos temporadas continuadas, hemos estado evaluando el efecto de aportar los restos de plantas de tomate utilizando la biosolarización en varios parámetros como la producción, calidad del fruto y morfología de la planta”, ha indicado Pablo García Raya, uno de los investigadores de la Universidad de Almería responsable del estudio, a la Fundación Descubre.

Este proyecto ha sido financiado por el grupo de investigación ‘Producción vegetal en sistemas de cultivos mediterráneos’ de la Universidad de Almería,

 

Redaccion AenVerde

info@aenverde.es

Sin comentarios

Deja una respuesta