Hortalizas para la inclusión social

Un terreno baldío muy cerca del mar. Una idea para integrar a personas con discapacidad en el mundo laboral. Dos fundaciones y una asociación unidas en un proyecto singular: el laboratorio de inclusión social.

La iniciativa partió de la Fundación Pedro Caparrós junto con la Fundación ONCE y la Asociación A Toda Vela, sumando a ese trozo de tierra unas instalaciones adecuadas para impartir un curso de formación de peón agrícola.

El curso comenzó para 10 alumnos en mayo y terminará en octubre tras las prácticas en Grupo Caparrós  como trabajadores agrícolas. 

“Creo que las empresas del sector deben animarse y poner en marcha acciones como ésta -comenta Mabel Salinas, responsable de Marketing y Comunicación del Grupo Caparrós. La provincia de Almería vive de la agricultura y gracias a ello podemos ofrecer a estos chicos y chicas con discapacidad , una vez que estén formados, un puesto de trabajo. Realmente es solo cuestión de voluntad”, asegura.

Según Salinas existe una relación muy estrecha entre la Fundación Pedro Caparrós, la ONCE y la Asociación A Toda Vela. “Hay muchas ganas de hacer cosas y nada más que el fin que nos une ya merece la pena. Para nosotros lo mejor de todo es lo motivados y felices que están los alumnos y ver lo que han cultivado con sus manos”.

Contentos y motivados

Y así cuentan a AenVerde su día a día en el curso Alejandro, Carmen o Carlos, tres de los alumnos que muestran lo contentos que están con el curso y la posibilidad de convertirse en peones agrícolas y así trabajar en ello, además de los  amigos que están haciendo.

huerto  Caparrós

Detrás de su formación más directa están Alejandro, Lucía y Gala, dos ingenieros agrícolas y una monitora de A Toda Vela, respectivamente. Se encargan de impartirles la formación necesaria para que los alumnos realicen las tareas que les capaciten para un trabajo de forma autónoma a partir del otoño.

Una parte teórica y otra práctica, que abarca desde el cultivo  hasta el manipulado de las hortalizas en el almacén, gracias a que en Grupo Caparrós pueden mostrarles a los alumnos el proceso integral de la cadena de producción, desde la plantación del cultivo hasta que el producto está preparado para el consumidor final.

¿Tendrá continuidad este laboratorio de inclusión social? “En la empresa Caparrós contamos con dos grandes cocineros, Yolanda García y Antonio Gázquez. Podríamos ver la posibilidad de abrir otra línea formativa que les pueda ser útiles en el futuro. La verdad es que estos chicos y chicas, cuando se ponen a trabajar, hacen cosas maravillosas”, finaliza Mabel Salinas mostrando orgullosa los cultivos de hortalizas para la inclusión social.

 

Redaccion AenVerde

info@aenverde.es

Sin comentarios

Deja una respuesta