¿Hay parón en la agricultura ecológica?

agricultura eco

Esther Molina, Jenifer Díaz, José Sánchez y José Nieto, son cuatro de los cinco mil agricultores que cultivan bajo el sello ecológico en Almería. Si abrimos el radar hacia España y Europa, las cifras apuntan una tendencia al alza, pero en Almería se ha producido un leve descenso. Veamos cómo es la radiografía del cultivo ecológico en Almería, Andalucía, España y Europa.

De los invernaderos de Esther Molina, de Coprohníjar; y muy próxima, la finca de tomates Cherry de José Nieto, de Costa de Níjar; o hacia el Poniente almeriense, los ejemplos de José Sánchez o Jenifer Díaz, ambos de Vicasol, uno en biodinámica y otra en proceso de conversión, tienen varios denominadores en común: Cuidan bajo plástico auténticos paraísos de biodiversidad entre una y dos hectáreas de los que salen productos ecológicos, pasión por su trabajo, convertido en una forma de vida.

Sus fincas forman parte de las 4.753 hectáreas de producción ecológica bajo invernadero que tenía registradas a 2022, sin embargo, las previsiones para este 2023 la superficie prevista es de 4.500 hectáreas, un 6% menos que el año pasado.

¿Qué está ocurriendo? Parece que el precio es la clave y junto a ello el control de la oferta y también el costo de los insumos, que pueden resultar hasta el doble que en convencional.

Además, y aunque la tendencia del consumo es creciente hay cierta ralentización. Ya lo expresaba el último informe del Ministerio Análisis de la caracterización y proyección de la producción ecológica 2021 con tasas anuales de crecimiento cada vez menores, “lo que dificulta el cumplimiento de los objetivos perseguidos por el Plan de Acción de la UE para el desarrollo de la producción ecológica (25% de superficie SAU en ecológico) y de las propias expectativas del sector” destacaba este informe. Hay ralentización del consumo.

invernadero eco

“Es el mercado, estúpido” podría decirse parafraseando a Bill Clinton. La inflación está haciendo que el mercado se restrinja y aunque los lineales aumentan su espacio para estos productos, el consumidor se fija ahora mucho en el precio y éste se puede hasta cuadruplicar respecto a lo que recibe el agricultor.

La evolución de los siguientes años dirá si es algo coyuntural o se ha tocado techo. Por lo pronto, Almería seguía representando el 80% del total de las 5.906 hectáreas de hortalizas bajo plástico de toda Andalucía, según los datos de la Consejería de Agricultura, Pesca, Agua y Desarrollo Rural.

Las cifras totales de Almería son de 78.651 hectáreas de cultivo ecológico y 5.057 operadores en 2022, cifra que cómo hemos visto se verán reducidas cuando cierre esta campaña.

¿Y cómo es el consumo en España y Europa?

Hay optimismo y precaución. Según los últimos datos del ‘Informe Anual 2024. Consumo y Producción Ecológicos’, presentados el mes pasado por Ecovalia en la feria Alimentaria, en España se alcanzaron los 3.000 millones de euros en el mercado ecológico en 2023, siendo Andalucía y Cataluña las comunidades autónomas españolas que destacan en consumo bio.

Como dato se apunta a que los españoles prefieren la gran distribución para comprar los productos ecológicos (50%), frente a las tiendas especializadas (34%) y el resto de los canales (16%), y son los primeros quienes tienen poder para fijar los precios.

Sin embargo, a nivel europeo el mercado experimentó un leve descenso en 2022 del 2,2% (-2,8% en la UE), después de una década de crecimiento de 2013 a 2022 donde el gasto de los consumidores de ecológico se duplicó. Los suizos y daneses fueron los que más gastaron en alimentos ecológicos, con 437 y 365 euros per cápita, respectivamente. La media por persona en la UE fue de 102 euros, y 64 en todo el territorio europeo.

Superficie

Atendiendo a la superficie, la española ha crecido en la última década más de un 60%. España cuenta ya con 2.675.331 hectáreas, con Andalucía (50%) a la cabeza, seguida de Castilla-La Mancha (16%) y Cataluña (9%) con datos de 2022.

En cuanto a los cultivos, el 29% de los frutos secos de España son ecológicos, el 16% del viñedo y el 10% del olivar. La superficie de frutos secos alcanza las 290.086 hectáreas, seguidos del olivar (262.379 ha.) y los cereales (242.721 ha.).

Y en Europa

La superficie ecológica en los países de la Unión Europea, con un aumento del 5,1%, ha continuado creciendo de manera constante en 2022 hasta alcanzar las 18.450.355 hectáreas, lo que representa el 10,4% de la superficie total agrícola, según los últimos datos recogidos en el anuario del Instituto de Investigación de Agricultura Ecológica (FiBL).

España ocupa el segundo lugar en superficie con 2,7 millones de hectáreas, seguido de Italia (2,3 millones) y Alemania (1,9 millones). A la cabeza, Francia con 2,9 millones de hectáreas.

setos exteriores

Este es el panorama estadístico. Otra cosa es el día a día. Esther Molina, desde su finca en Los Grillos, en Níjar (Almería) apuesta por el eco porque es algo vocacional, por un sentido de responsabilidad ante el cuidado de la tierra además de como “vendedora” de salud, y porque uno se puede ganar la vida con ello. Sin embargo, también es realista: “Para mí, siempre va a tener un hueco lo ecológico, pero porque lo ha tenido toda mi vida, pero me asaltan las dudas si será rentable para las siguientes generaciones -y tengo un hijo. En unos 10 años habrá mucho agricultor jubilado y las siguientes generaciones no ve rentabilidad, y eso puede ser un problema”.

Ilustración: Julián Echeverry

Redaccion AenVerde

info@aenverde.es

Sin comentarios

Deja una respuesta