Fenacore propone eliminar los ecoesquemas de la PAC en la modernización de regadío

La Federación Nacional de Comunidades de Regantes -que representa a más de 700.000 agricultores- propone una reforma de la PAC que elimine los ecoesquemas en las modernizaciones de regadío, tal y como ha defendido su Presidente, Juan Valero de Palma, durante su XXII Jornada Técnica, que ha congregado a casi 300 personas y en cuya clausura también ha participado el Ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas.

Tras la Junta Directiva celebrada ayer por la tarde, FENACORE muestra su apoyo a las protestas de los agricultores en un momento tan complejo como el actual y plantea una batería de soluciones urgentes frente a las amenazas que sufre el campo español.

Medidas frente a la crisis energética

Entre las propuestas acordadas, destacan medidas frente a la crisis energética que podrían complementar las nuevas ayudas fiscales anunciadas recientemente para los agricultores, como la aplicación de un IVA reducido a las comunidades de regantes en los suministros de energía, igual que se aplica ya a los regadíos en Italia.

En paralelo, los regantes exigen mantener con carácter indefinido la posibilidad de modificar la potencia contratada dos veces al año, ya que en caso contrario quedaría comprometida la rentabilidad de las explotaciones. ç

Una política agraria burocratizada

Por otra parte, Fenacore pide flexibilizar el marco jurídico para que los agricultores españoles y europeos puedan competir en igualdad de condiciones con países no comunitarios en torno a la producción de alimentos, lo que cobra especial importancia a la vista de los problemas de solvencia económica del sector agrario por culpa de un incremento incesante de los costes que soportan frente a un estancamiento de los precios de venta, lo que aboca a muchos agricultores a trabajar a pérdidas.

En este marco, la Federación pide la aprobación de cláusulas espejo para asegurar que los productos que entran en la UE cumplen íntegramente las exigencias de la normativa de la UE.

Los agricultores de regadío coinciden con las asociaciones agrarias en la necesidad de impulsar medidas en materia de simplificación de la PAC, el control de precios y las exportaciones de terceros países.

A juicio de la Federación, la actual política agraria resulta reglamentista y burocratizada hasta extremos impensables, como muestran las exigencias administrativas -en su mayoría de índole ambiental-, los retrasos burocráticos o el coste de mantenimiento de las infraestructuras de riego, que -alertan los regantes- hacen peligrar la viabilidad de las explotaciones.

Elecciones europeas

Ante las próximas elecciones al Parlamento Europeo, Fenacore defiende el equilibrio entre la sostenibilidad ambiental y la económica, por lo que respalda una ralentización de los objetivos de la Europa Verde y una rebaja de las exigencias ambientales que marca la PAC en los tratamientos fitosanitarios, ya que provocan una merma de las cosechas.

Respecto al agujero en la inversión en infraestructuras hidráulicas, los regantes aseguran que la construcción de presas y embalses serviría para adaptar el sistema agrario al cambio climático y mitigar algunas de sus consecuencias más severas, como las inundaciones y las sequías. Asimismo, defienden una reducción de los condicionantes ambientales en los proyectos de modernización de regadíos y los financiados con fondos Next Generation.

Reivindicaciones al Gobierno

Pero Fenacore sostiene que no toda la problemática del sector se resuelve en la Unión Europea, por lo que también traslada sus reivindicaciones al Gobierno de España. En su opinión, problemas complejos como los que padece el campo español requieren soluciones transversales e integrales que competen a distintos Ministerios, no sólo a Agricultura.

Al Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO), la Federación ya ha alertado de que la actual modificación de la Ley de Evaluación Ambiental frenará el proceso de modernización de regadíos y, como consecuencia, disparará los costes de producción y agravará la crisis que sufre el campo. 

En paralelo, la Federación reitera la necesidad de revisar el sistema de caudales ecológicos, de desarrollar normas técnicas específicas y ajustadas a las balsas de uso agrícola, así como de aumentar las dotaciones en el Plan Hidrológico de cuenca para determinados cultivos y de replantearse la instalación de energías renovables en zonas regables.

Intervención del ministro

Por su parte, el ministro de Agricultura, Luis Planas, ha señalado en la clausura del encuentro que se van a destinar 216 millones de euros para financiar 20 proyectos para la utilización de aguas no convencionales, que se van a desarrollar en 52.000 hectáreas de Andalucía, Canarias, Murcia, Comunidad Valenciana y Baleares.

ministro fenacore

Con el conjunto de estas inversiones se espera conseguir un ahorro mínimo neto de agua del 10 % respecto a la situación de partida y multiplicar por dos los recursos hídricos procedentes de la reutilización y desalación.

Datos

En su intervención Planas ha destacado que España, con más de 3,7 millones de hectáreas, es el primer país en superficie regada de la Unión Europea y el primero del mundo en superficie de riego localizado. Por lo tanto, el regadío constituye la punta de lanza del desarrollo económico, social y demográfico de las zonas rurales donde se implanta. Es “la joya de la corona” de la agricultura española.

Ha apuntado que el regadío abarca el 23 % de la superficie cultivada en España y genera casi el 65 % del valor de la producción vegetal. Además, permite multiplicar por seis la productividad agrícola, aumenta hasta cuatro veces la renta de los agricultores y genera tres veces más empleo. También ha destacado que el 72 % de las explotaciones de regadío a nivel nacional tiene menos de 20 hectáreas, lo que le otorga un valor social incuestionable.

 

Redaccion AenVerde

info@aenverde.es

Sin comentarios

Deja una respuesta