Europa prepara un plan de contingencia para garantizar la cadena alimentaria en tiempos de crisis

verduras supermercado

La Unión Europea tiene la intención de intensificar la coordinación a nivel europeo para garantizar que los ciudadanos no se enfrenten a la escasez de alimentos durante las crisis. Para ello, la Comisión Europea está preparando un plan de contingencia ante el peligro de un desabastecimiento o en la seguridad alimentarios,

Para ello, la Comisión creará un Mecanismo Europeo de Preparación y Respuesta ante las Crisis de Seguridad Alimentaria (MEPRCSA), un grupo de expertos en la cadena alimentaria coordinado por la Comisión para intercambiar datos y prácticas y reforzar la coordinación.

COVID-19

Según han comunicado desde la CE, “la crisis de la COVID-19 ha puesto de manifiesto la resiliencia de los sectores agrícola, pesquero, acuícola y alimentario, que evitó que la crisis sanitaria se tradujese también en una crisis de seguridad alimentaria” y a su vez la UE tomó medidas excepcionales (simplificación de la PAC, corredores verdes, etc) , sin embargo, se quiere ir más allá.

Para la CE, “las crecientes repercusiones del cambio climático y la degradación del medio ambiente en la producción de alimentos, así como los riesgos relacionados con la salud pública, las amenazas cibernéticas o los cambios geopolíticos que amenazan el funcionamiento de la cadena alimentaria” son las razones para adoptar este plan de contingencia.

La Comisión implicará al sector público y al privado que conforma la cadena de suministro de alimentos. En el privado se incluyen los agricultores, pescadores, acuicultores, transformadores de alimentos, comerciantes y minoristas, así como los transportistas y responsables de logística. Las autoridades de la UE, nacionales y regionales también configurarán este plan.

El propio plan será desarrollado por el Mecanismo Europeo de Preparación y Respuesta ante las Crisis de Seguridad Alimentaria, que pondrá en marcha la Comisión.

El MEPRCSA contará con un grupo de expertos, que reunirá a representantes de los Estados miembros y de algunos países no pertenecientes a la UE y a agentes de todas las fases de la cadena alimentaria, y un conjunto de normas internas que regulen su funcionamiento. El grupo se reunirá periódicamente y, en caso de crisis, en un plazo muy breve y con tanta frecuencia como sea necesario.

Se centrará en actividades específicas y en una serie de acciones que deberán completarse entre mediados de 2022 y 2024 como el uso de los datos disponibles (incluidos los relativos a las condiciones meteorológicas, el clima y los mercados), un análisis más detallado de las vulnerabilidades y las infraestructuras críticas de la cadena de suministro de alimentos, puesta en común de la información, buenas prácticas y planes nacionales de contingencia, la elaboración de recomendaciones para hacer frente a las crisis y la coordinación y cooperación con la comunidad internacional.

 

 

Redaccion AenVerde

info@aenverde.es

Sin comentarios

Deja una respuesta