El sector de cítricos exige “firmeza” a España y a la UE para evitar un daño irreparable a la campaña por las protestas en Francia

cítricos

La crisis desatada por los agricultores franceses y su extensión en los últimos días a Bélgica e incluso Portugal, entra en su fase más crítica, con la cumbre europea que hoy se celebraba en Bruselas entre disturbios.

La situación generada tras una semana de bloqueos y dos de protestas en el país vecino, amenaza con provocar en solo unos días un “daño irreparable” a la marcha de la campaña citrícola española.

La única solución a corto plazo pasa por abrir un corredor seguro para garantizar el tránsito hacia sus destinos de los productos perecederos españoles. Así se manifiesta la presidenta del Comité de Gestión de Cítricos (CGC) quien insiste al ejecutivo español y europeo en que “no es momento para más condenas, es hora de ir más allá de las palabras y mostrarse firme, de ser contundentes tanto para resolver este largo episodio de caos como para reclamar indemnizaciones por las pérdidas millonarias que ya se han provocado”.

En este sentido, la asociación recuerda que la legislación del país vecino sólo reconoce el derecho a compensaciones en caso de destrucción de la mercancía (por un ataque) y no contempla el grueso de pérdidas causado por los retrasos, afección a la condición de la fruta o cancelación de pedidos, así como la tensión en la cadena de suministro, en las ventas y precios, y la pérdida de oportunidades comerciales.

El CGC lamenta, asimismo, la escalada dialéctica con la que, destacados políticos y periodistas franceses, están abordando el conflicto. Al serio perjuicio causado por los retrasos en las entregas –que, según destinos, han pasado de medias de entre 5 y 8 horas a situarse entre las 15 y las 20 horas-, se ha sumado en los últimos días las “descalificaciones gratuitas, sin fundamento e inaceptables”, proferidas desde algunas televisiones nacionales y políticos con responsabilidad.

“Nuestros cítricos son europeos, producidos y confeccionados con legislación comunitaria, que es la más exigente del mundo en materia fitosanitaria, de calidad, laboral, social y medioambiental. Comercializamos cítricos que son controlados con celo, con calidad auditada y certificada con los estándares comunitarios pero también con los de la gran distribución europea, más exigentes si cabe. Y punto. Somos producto comunitario con seguridad alimentaria y sostenibilidad europea, con frescura y calidad ‘de proximidad’, ajustada al servicio, exigencias, plazos y confecciones reclamadas por la gran distribución europea, moleste a quien moleste”, señala a este respecto Sanfeliu.

Más restricciones

Lejos de atenuarse, las restricciones de la libertad de circulación van a más y hoy, de nuevo, el paso por la Jonquera, la zona de Perpignan y Bolou se veían seriamente afectados por las protestas, como ayer lo hizo el paso de Irún hacia Hendaya.  Esta mañana, además, los bloqueos –esta vez de los agricultores lusos- se han extendido a algunos pasos fronterizos con Portugal desde Extremadura.

 

 

Redaccion AenVerde

info@aenverde.es

Sin comentarios

Deja una respuesta