El gazpacho, de comida de pobres a plato estrella

gazpacho

Si en una sala llena de personas se pregunta qué opinan del gazpacho y si lo consideran un buen plato, probablemente la mayoría levante la mano a favor de esta conocida receta. Antiguamente no era así, pues el gazpacho se consideraba una comida de campesinos y jornaleros que además era elaborada con los “restos” de otras comidas o con pan duro del día anterior.

En el Día Internacional del Gazpacho cabe más que un reconocimiento a este exquisito plato que acompaña en la época estival a la mayoría de los españoles, aunque va implícito en el ADN andaluz por su origen en la época de al-Ándalus. Aquella receta difiere bastante de lo que conocemos hoy día por gazpacho, pues el original de aquella época no llevaba tomate ni ningún tipo de hortaliza, simplemente se elaboraba con restos de pan mojado en aceite, vinagre y ajo, principalmente era consumido por los campesinos y labradores, de ahí esa comida “de pobres”.

Tras el descubrimiento del tomate, procedente de México y de otras hortalizas como pimiento y pepino, también procedentes de Latinoamérica, en el siglo XVI se comenzó a añadir su principal ingrediente estrella: el tomate. Posteriormente, en el siglo XIX, creciente burguesía lo incorporó a su dieta y comenzó a servirlo con hortalizas picadas y otra serie de condimentos.

Distintas fórmulas

Sin embargo, en la gastronomía española existen diferentes tipos de gazpacho, como el manchego que nada tiene que ver con el andaluz y que como menciona Itineris Culture en el Quijote se hablaba de él como “una tarta redonda de harina cocida en las brasas de un fuego en la que se incluía el guiso de carnes de caza o pastoreo, ajo, cebolla y pimientos secos”.

Teniendo en cuenta que ha sido una receta que ha ido evolucionando a medida que se disponía de los diferentes ingredientes, podemos concluir que se trata de un plato nutricionalmente perfecto. Diferentes nutricionistas, divulgadores científicos y etnólogos han alabado las características y propiedades del gazpacho, ya que al tratarse de vegetales sus principales ingredientes, ofrece un gran aporte nutricional y bajo de calorías, además de resultar fresquito y sabroso.  

Hoy en día, podemos encontrarlo en la oferta gastronómica del sector restauración, a nivel nacional e internacional, así como en los lineales de los supermercados, surtidos por las empresas hortofrutícolas que apuestan por este producto en su cuarta gama. El gazpacho no solo es el plato esencial de la dieta mediterránea, sino que se ha convertido en un plato estrella a nivel mundial.

Redaccion AenVerde

info@aenverde.es

Sin comentarios

Deja una respuesta