El fuerte crecimiento de la importación de tomate de Marruecos amenaza la producción europea

Tomates en un invernadero de Almería.

El grupo hispano-franco-italiano-portugués de tomate, constituido por representantes de los productores de Francia, España, Italia y Portugal así como por responsables de la administración de los cuatro países, se reunió ayer, de forma telemática, coincidiendo en que el fuerte y continuado crecimiento de las importaciones procedentes de Marruecos es una de las principales amenazas del sector comunitario, mientras que la superficie y la producción en la UE se reduce.

En la reunión, sin participación portuguesa, se hizo un seguimiento y valoración de las concesiones establecidas en el marco del Acuerdo de Asociación entre la UE y Marruecos, exponiendo FEPEX que no se está respetando dicho Acuerdo, por ejemplo, en lo relativo a la clausula de cooperación o en las medidas de salvaguardia.

La clausula de cooperación establece que las ventajas otorgadas a Marruecos para la exportación de tomate en el marco de Acuerdo de Asociación se hacen con el fin de mantener el nivel de las exportaciones marroquíes tradicionales a la UE. No obstante, la corriente tradicional de exportaciones de tomate marroquí cuando se firmó el Acuerdo en 2011 era de 332.231 toneladas (según la medida de 2009 a 2011) y en 2020 las exportaciones de tomate marroquí a la UE se elevaron a 518.190 toneladas (incluido Reino Unido) lo que representa un fuerte incremento.

Respecto a la medida de salvaguardia, recogida en el artículo 7, establece que si las importaciones objeto de las concesiones producen perturbaciones graves en los mercados u ocasionan un perjuicio grave al sector productivo, la parte importadora podrá adoptar las medidas que considere necesarias, sin que la parte importadora, en este caso la Comisión Europea, haya adoptado aún esta medida.

Descenso de la superficie de tomate

En la reunión se valoró también la campaña comunitaria de tomate de 2020, constatándose un descenso de la superficie y la producción en los tres países. Italia incidió también en los bajos precios de la campaña de verano de 2020 que no superaron los 50/60 céntimos por kilo.  En cuanto a la campaña actual de 2021, en España y con datos de enero a marzo la exportación de tomate se redujo en un 12% y el valor un 1%, totalizando 292.334 toneladas y 409 millones de euros. En Francia, sin embargo, se espera que la producción de este año mejore respecto a 2020.

Noticia relacionada: La producción de tomate en España caerá un 20% en la próxima década, según la Comisión Europea

La reducción de la superficie y producción de tomate en la UE está recogida también en el Informe de Perspectivas Agrícolas 2020-2030 de la Comisión Europea de diciembre de 2020, en el que se explica que en 2030 la producción de tomate comunitaria ascenderá a 6,2 millones de toneladas, un 4% menos que en 2019 y este descenso se deberá principalmente a la competencia de Marruecos y a la fuerte reducción de la producción española.

El grupo de contacto hispano-franco-italiano-portugués analizó también las obligaciones derivadas de la futura aplicación de la Estrategia de la Granja a la Mesa constatando la falta de medidas para implementar los importantes desafíos que plantea.

Redaccion AenVerde

info@aenverde.es

Sin comentarios

Deja una respuesta