Almería, ejemplo de control biológico para Europa

ipm works

Cerca de 60 expertos y técnicos de 31 organizaciones de 16 países europeos han tenido la reunión anual del proyecto IPM Works en Almería.

La cita no sólo ha servido para hacer balance de un año sino también para conocer in situ qué se está haciendo en Almería para lograr una agricultura más sostenible, con más uso de plantas e insectos auxiliares y menos plaguicidas.

COEXPHAL junto a la UAL, participantes en el proyecto, han sido los anfitriones para que además de las reuniones técnicas el resto de los participantes europeos hayan visto invernaderos comerciales cómo se están trabajando las diferentes estrategias relacionadas con el control biológico y el uso de la biodiversidad para lograr ese fin: menos plaguicidas, más sostenibilidad y, por supuesto, sin olvidar la rentabilidad.

IPM Works en invernadero

Tal y como explica, el coordinador de la oficina de proyectos de I+D del Centro de Innovación Tecnológica de COEXPHAL, Eduardo Crisol, “la elección de Almería para la reunión anual no ha sido casual. Desde el inicio del proyecto varias instituciones y organizaciones participantes han mostrado un interés en poder ver casos reales y prácticos de control biológico en invernaderos. Nuestro caso despierta mucho la curiosidad de técnicos e investigadores en Europa”.

Para Crisol, tras estos tres años de proyecto IPM Works (siglas en inglés de Manejo Integrado de Plagas), ha quedado claro que una de las formas más eficaces para que el proyecto logre buenos resultados han sido las demostraciones en campo junto a agricultores y técnicos.

Foto grupo IPM Works

La razón, según explica este doctor ingeniero agrícola, es que este tipo de demostraciones consiguen de manera efectiva masificar la transferencia de conocimientos y de estrategias para reducir plaguicidas. “En nuestro caso, hemos trabajado en el control biológico de Tuta absoluta y pulgones, entre otras plagas; en la promoción de setos y bandas de flores en el interior y exterior del invernadero, es decir, en fomentar la biodiversidad”.

En Almería llevan bastante tiempo trabajando en control biológico y desde algunos años han añadido la biodiversidad; y aunque, cada vez más, los agricultores y técnicos están más familiarizados con las plantas auxiliares en sus explotaciones, aún los hay que con dudas en cómo y en dónde colocar un seto y qué especies emplear.

Para resolver esas dudas una de las fórmulas más eficaces y transparentes, sin ningún sesgo comercial, son estas actividades demostrativas que aplican a través del proyecto IPM Works en el que un agricultor o varios, junto a los técnicos, pueden mostrar lo que ellos hacen en sus fincas y los resultados alcanzados.

Balance

Hasta la fecha los resultados del proyecto IPM Works están siendo bastante positivos. A nivel local, se están haciendo estas demostraciones en diversas empresas y con agricultores, y han abierto otras vertientes como la participación en Bruselas en lo que ha sido la revisión de uso de plaguicidas. COEXPHAL estuvo en una sesión del Parlamento Europeo para dar a conocer casos prácticos en los que el uso del control biológico supone una reducción significativa de plaguicidas y garantiza una producción de calidad.

En el interior del invernadero

El último día de la reunión anual, los casi 60 participantes visitaron sendas fincas comerciales y de Esther Molina, agricultora de Coprohníjar, y de José Nieto, agricultor de Costa de Níjar quienes con toda amabilidad mostraron sus fincas y con ejemplos claros el trabajo que están haciendo en sostenibilidad y biodiversidad. Junto a CECOUAL y Biomip se realizaron charlas y demostraciones con los agricultores,ç observando los insectos beneficiosos y el manejo de la biodiversidad guiados por personal de COEXPHAL.

ipm work viendo setos

Además, se contó con la presencia de Adolfo Chavernas, quien ofreció una charla sobre la historia de la lucha integrada en Andalucía y lo que ha supuesto para la sostenibilidad de los cultivos.

El resultado: una impresión muy positiva y admiración por lo que se está haciendo en Almería, tanto es así que alguno de los participantes aseguró que emprenderán muchas de estas prácticas en sus respectivos países.

¿IPM Works finaliza en 2024?

Eduardo Crisol asegura que el proyecto tiene de vida hasta el 2024. Sin embargo, sí se puso sobre la mesa en esta reunión anual cuáles serán los siguientes objetivos en otros proyectos y cómo buscar su financiamiento para dar continuidad lo conseguido.

Lo que está claro es que los integrantes europeos han tomado nota de lo que se está haciendo en Almería en control biológico e integrado de plagas.

Redaccion AenVerde

info@aenverde.es

Sin comentarios

Deja una respuesta