20 hitos en 20 años en la horticultura almeriense

Gardel cantó que 20 años no es nada, pero sí, en esta primera veintena del tercer milenio se han logrado varios hitos en la horticultura que merece la pena recordar y continuar perfeccionando.

El 70% de los invernaderos de Almería son de raspa y amagado.

1. La apuesta por lo ecológico: En un primer momento fueron tomados por “locos” pero la agricultura ecológica hoy se postula como una de las apuestas y tendencias en el sector de frutas y hortalizas. Durante los últimos 20 años, la superficie dedicada a la agricultura ecológica a nivel mundial se ha multiplicado por 7 alcanzado en 2017 los 70 millones de hectáreas y un valor de producto comercializado superior a los 90 mil millones de euros, siendo España líder en Europa. Como último hito el nacimiento de la Asociación de Producción Ecológica Sostenible ECOESPAÑA.

2. Control biológico: Hacia el año 2000, la primera aplicación masiva del control biológico en cultivos hortícolas en España se produjo en invernaderos de pimiento de Cartagena. En Almería, el gran cambio tuvo lugar en 2007 tras unas graves alarmas fitosanitarias. A partir de ahí, los invernaderos de Almería son líderes en la aplicación de la lucha biológica. En la presente campaña se contabilizan 24.740 hectáreas de las 31.282 invernadas, es decir, un 78,2%, alcanzando en el pimiento prácticamente el 100% del cultivo.

3. Las interprofesionales: Con el fin de defender los intereses del sector hortofrutícola, en 2007 se creó la Organización Interprofesional de frutas y hortalizas de Andalucía, Hortyfruta, y en 2015 se dio un paso más con el nacimiento de Hortiespaña, para convertirse en el interlocutor de referencia ante el consumidor, las instituciones y la propia UE para la defensa del sector de cultivos de invernadero.

4. IV, V y VI Gama: La demanda del consumidor y la búsqueda de más rentabilidad ha provocado una evolución a la hora de poner los productos en el mercado. De esta forma los productos hortofrutícolas, como otros alimentos, han evolucionado desde las frutas y hortalizas frescas, a preparadas mediante una previa selección, pelado, cortado, lavado y envasado, o lo último en VI Gama: liofilizadas, con una textura diferente.

5. Nuevas variedades: Junto a lo anterior, otra demanda del consumidor ha movido al sector, especialmente al obtentor en la búsqueda de nuevas variedades, no sólo más resistentes a las plagas, sino con más sabor. La búsqueda de los grados brix en las principales frutas invernadas (sandía, melón, tomate) e incluso hortalizas (pimientos, principalmente) han sido la tendencia en la que están inmersas las empresas y cooperativas hortofrutícolas.

Los trabajadores extranjeros representan el 65% de los empleados dados de alta en el régimen agrario de la provincia, más del doble que la media nacional y andaluza.

6. Certificación: A escasos años de nacer el nuevo milenio, vio la luz Agrocolor, encargados de certificar mediante estándares de calidad la producción agroalimentaria de España. Hoy es difícil encontrar una empresa, productor o comercializador, que no certifique sus productos con alguno de los sellos internacionales que exigen los principales mercados.

7. Concentración de la oferta: Aún hoy, cuando arranca este 2020, es uno de los objetivos del sector agrícola. Se ha avanzado, pero aún la balanza está a favor de la gran distribución, que maneja con su poder precios y mercados. Empresas como Única, Murgiverde, Vicasol, son algunos de los ejemplos emblemáticos de la máxima “La unión hace la fuerza”.

8. Gestión de crisis: En consonancia con el punto anterior, la concentración conllevaba la agrupación de cooperativas o empresas en torno a las Organizaciones de Productores de Frutas y Hortalizas (OPFH), figura encaminadas a percibir unas ayudas que no llegaban y que se centran, entre otras, en apoyar la retirada de producto para regular el mercado o incentivos a la innovación.

9. IGP Tomate la Cañada: El 11 de abril de 2008 el Ministerio de Agricultura publicó la resolución de esta “marca” geográfica, para reconocer un producto como el tomate de unas variedades específicas, en relación a sabor y calidad, en un entorno específico de 22 municipios de Almería.

10. Eucofel: Ha sido justamente en 2019 cuando la Asociación de Organizaciones de Productores de Frutas y Hortalizas de Andalucía, junto a FEPEX, CGC o ASPROCAN confluyen en Eucofel Asociación Europea de Frutas y Hortalizas para conformar una alianza de defensa de los productos del sector, basados en los más altos niveles de calidad y seguridad alimentaria. En 2018 pasó a denominarse FruitVegetablesEUROPE.

11. Gestión de residuos: Falta mucho por hacer. De hecho, en 2019 ha nacido el servicio de Agroecología para potenciar y dinamizar una asignatura pendiente en la que la administración debe implicarse. La prohibición de la quema de residuos fue todo un logro, y desde hace años empresas y cooperativas tienen en su modus operandi un sistema integral de gestión de residuos.

12. Agua desalada: En agosto de 2005 entró en servicio la desaladora de Carboneras, una de las más grandes de Europa, y que venía a suplir la falta de agua, no sólo para abastecimiento humano, sino para el campo de Níjar y zonas del Levante almeriense como Cuevas, Pulpí e incluso la murciana Águilas.

13. Mano de obra extranjera: A pesar de las fake news, bulos y lugares comunes que abundan en la prensa extranjera y española, otro de los logros de sector hortícola es tener la capacidad de dar empleo legal, en determinados momentos de la campaña, a más de 35.000 inmigrantes de más de 100 nacionalidades. Un dato:  Los trabajadores extranjeros representan el 65% de los empleados dados de alta en el régimen agrario de la provincia, más del doble que la media nacional y andaluza.

La concentración de la oferta sigue siendo uno de los objetivos del sector agrícola.

14. Trazabilidad: Hoy es algo asumido por todo productor y comercializador, esa matrícula de números y código de barras que identifica cada caja de hortalizas desde que sale del invernadero hasta que llega a la balda de un supermercado. Partió de la ISO 9000 a finales del siglo pasado y hoy está completamente asentada en toda la cadena agroalimentaria.

15. Envases: En 1968 James Pilditch le atribuyó al envase el concepto de vendedor silencioso y hoy sigue vigente. Tanto que la industria del envase y con ella, la agroalimentaria, siguen desarrollando no sólo soportes sostenibles (biodegradables, cartón, papel,) frente al uso del plástico (en algunos productos primordial para su conservación), sino atractivos en su diseño.

16. Competencia: El cultivo de invernadero nació y se convirtió en un excelente competidor para quienes eran los pioneros en las hortalizas bajo abrigo: Holanda. En últimos 20 años, la historia viene a repetirse, pero ahora con Marruecos y países terceros, quienes con una mano de obra más barata y menos exigencias cualitativas están comiendo el mercado al sudeste español.

17. Estructuras solares: El 70% de los invernaderos de Almería son de raspa y amagado y representan un 75% de la superficie (Datos 2016). El parral plano o invernadero tradicional aún supone un 28% de los invernaderos y un 23% de la superficie. En las encuestas se encuentra un 1% de invernaderos tipo multitúnel, pero con una superficie muy elevada en comparación con el resto y se traduce en una representatividad del doble en superficie. Una tendencia que crece y que posiblemente a datos de hoy esté muy superada. Almería es la mayor concentración mundial de invernaderos sin empleo de energías fósiles.

18. Transferencia de conocimiento: En 2006 se creó la Fundación Cajamar, para fomentar el cooperativismo, la investigación agroalimentaria, la innovación tecnológica aplicada, y los estudios y análisis de la realidad productiva. En 2014 nació la cátedra Coexphal-UAL, que ponía en contacto directo la realidad productiva del campo almeriense con la investigación. Hoy, el I+ D+ I está en todos los ADN de las comercializadoras y productoras, como un valor necesario para el progreso.

19. Promoción: Nacieron las interprofesionales como instrumentos de defensa y promoción, y de ellas parten las campañas como Cultivos de Invernadero (Hortiespaña), I love Bichos (Hortyfruta) o la más reciente CUTE, Cultivando el sabor de Europa, (FruitVegetablesEUROPE-APROA) para dar a conocer los métodos sostenibles de producción del invernadero al consumidor europeo.

20 Economía circular: No es un concepto exclusivo del sector hortícola, pero es perfectamente aplicable para resolver muchos de sus problemas estructurales: gestión de residuos, abastecimiento de agua, producción ecológica… Todo encaminado a seguir siendo una agricultora medioambiental, social y económicamente sostenible.

Redaccion AenVerde

info@aenverde.es

Sin comentarios

Deja una respuesta