20 años de progreso en control de plagas y sostenibilidad medioambiental

control biológico

La enorme concentración de los invernaderos hortícolas en Almería ha generado un sector económicamente fuerte, pero también extremadamente vulnerable frente a problemas fitosanitarios. Inicialmente esta situación condujo al uso de plaguicidas cada vez más intensivo y preocupante, como reflejan los titulares en las primeras ediciones de ‘Almería en Verde’. No obstante, en la década siguiente, la revista ha podido presentar incontables pequeños y grandes cambios, impulsando la masiva implementación del control biológico. Después de esta primera ‘revolución verde’, y hasta la fecha, AenVerde sigue haciéndose eco del desarrollo hacia la sostenibilidad, con importantes avances agroecológicos y con el aumento de la biodiversidad.

Control Biológico

El excesivo uso de plaguicidas, en buena parte, fue culpa del trips, especialmente en el cultivo de pimiento. Por la resistencia del insecto, los agricultores habían entrado en la dinámica de realizar cada vez más tratamientos y con dosis más altas, pero con cada vez menos eficacia. Después de más de 10 años de desarrollo finalmente se pudieron superar estos problemas en 2007 mediante la masiva implementación del control biológico. Clave de ello son las sueltas de dos tipos de enemigos naturales de trips, ácaros depredadores (Amblyseius) y chinches (Orius). Desde 2007, no hay agricultores que contemplen su cultivo de pimiento sin estas especies, junto con otras para combatir el resto de las plagas. También en la gran mayoría de los otros cultivos el control biológico ha llegado a ser la base del sistema de control de plagas. Gracias al control biológico, desde 2007 no se han presentado problemas de residuos sobre nuestras hortalizas en destino.

titulares Aenverde historicos

Biodiversidad

La implementación del control biológico ha sido el inicio de un cambio radical. Pero, gradualmente, los agricultores observaron que el éxito de ello no solo depende de la suelta de ‘bichos’ comercialmente disponibles, sino que hay un papel clave para muchísimas especies que aparecen desde los alrededores. En otras palabras, se reconocen los beneficios de la biodiversidad en la zona. Por ello, se empiezan a tomar muchísimas medidas para favorecer la actuación de la fauna auxiliar. Entre los cultivos se colocan plantas que sirven exclusivamente como recurso alimenticio o refugio para insectos y ácaros beneficiosos; fuera de los invernaderos se comienzan a plantar setos de plantas y arbustos con el mismo objetivo. Cabe esperar que estas plantaciones cambian radicalmente el aspecto visual de la zona hortícola en los próximos años.

camaleón biodiversidad

Efectos visibles

Con la drástica reducción del uso de plaguicidas químicos, la biodiversidad se manifiesta a través de una multitud de animales que antes raramente eran vistos en el entorno de los invernaderos. Desde insectos y ácaros, hasta pájaros insectívoros, lagartijas y camaleones. La producción hortícola directamente linda con parajes de altísimo valor ecológico y es compatible con ellos. Aunque todavía queda mucho control biológico por optimizar y quedan muchos setos por plantar, la horticultura intensiva está en buen camino hacia la sostenibilidad. AenVerde seguirá informando…

setos biodiversidad

Sin comentarios

Deja una respuesta