Una nueva solución de Vellsam consigue un mayor peso, tamaño y calibre durante el engorde de la sandía

Engorde de sandía Vellsam

La fase de engorde en sandía es un momento vital para el devenir de la rentabilidad del agricultor, un proceso que se inicia tras la polinización de las flores femeninas por las masculinas, y que es crucial para su rendimiento ya que es en este periodo cuando la fruta experimenta un rápido crecimiento y acumulación de azúcares y nutrientes que contribuyen a aumentar su tamaño, pero también a su sabor y calidad.

La aplicación de ciertos bioestimulantes, junto a una fertirrigación equilibrada, mejora las condiciones de la planta durante estos procesos, favoreciendo la división celular y aumentando el tamaño y peso de los frutos, gracias a la acción indirecta de los promotores de auxinas.

En este sentido, Vellsam Materias Bioactivas ha conseguido, con diferentes ensayos en cultivos de sandía y melón de invernadero, incrementos medios superiores en todos los casos con respecto a los frutos que no fueron tratados, logrando de este modo una mayor rentabilidad para el agricultor en este cultivo de temporada.

Bioestimulante

Lo ha logrado con la aplicación de una de sus nuevas soluciones tecnológicas, Auxim Vital, un bioestimulante que ha sido especialmente diseñado con motivo del 25º aniversario de Vellsam Materias Bioactivas, que bajo el nuevo epígrafe ‘Revital’ dispone de nuevas soluciones tecnológicas de última generación, formuladas desde el departamento de I-D-i para aumentar los rendimientos en todas las fases vegetativas de los cultivos.

Auxim Vital favorece la concentración de triptófano en el interior del cultivo, siendo este el precursor de las fitohormonas naturales, auxinas, que aumentan el desarrollo celular en el fruto, haciendo que este aumente también, en poco tiempo, su peso y su calibre, y minimizando el uso de fitohormonas exógenas de síntesis que pueden provocar malformaciones en el fruto.

Asimismo, contiene una alta concentración de glicina betaína, que aporta al producto ventajas sustanciales como la mejora de la osmorregulación de la planta en condiciones abióticas extremas como la falta o el exceso de agua o humedad, o la mejora en el cuajado de frutos al aplicar el producto en la fase de floración, permitiendo aumentar también tanto la elasticidad del fruto como los procesos de coloración que intervienen en su madurez fisiológica.

Redaccion AenVerde

info@aenverde.es

Sin comentarios

Deja una respuesta