Un paso más frente a la ‘ecoimpostura’ (greenwashing) en la Unión Europea

greenwashing

El Parlamento Europeo (PE) apoya la creación de un sistema de verificación y de aprobación previa de los reclamos publicitarios para proteger a los ciudadanos de alegaciones engañosas.

La Directiva de alegaciones medioambientales obligaría a las empresas a probar sus afirmaciones ecológicas antes de anunciar productos como «biodegradables», «menos contaminantes», «que utilizan menos agua» o que tienen «contenido bio».

Los Estados miembros designarán a verificadores para poder probar el uso de estos reclamos y proteger así a los compradores de la publicidad engañosa y ambigua.

IFOAM Organics Europe ha sido uno de los primeros en manifestarse y  acoge con satisfacción los esfuerzos para frenar el (greenwashing) lavado de imagen respecto a lo ecológico y el reconocimiento de las necesidades específicas de evaluación ambiental de los productos agroalimentarios.

Para Jan Plagge, presidente de IFOAM Organics Europem «es crucial que el Parlamento Europeo haya reconocido que, para algunos grupos de productos, el método de la Huella Ambiental de Producto (Product Environmental Footprint-PEF) no es adecuado para proporcionar una evaluación medioambiental holística, y que se pueden utilizar otras metodologías. Mientras que la PEF funciona bien para los productos manufacturados, no es adecuada para evaluar el impacto ambiental de los productos agroalimentarios».

Plazos, sanciones y excepciones

El PE plantea que las alegaciones, junto a las evidencias que las sustenten, sean examinadas en el plazo de treinta días. Los reclamos publicitarios y productos más sencillos podrían beneficiarse de una verificación más rápida y simple.

Las microempresas quedarían exentas, mientras que las pymes tendrían un año adicional para cumplir con los requisitos. Las empresas incumplidoras podrían quedar temporalmente excluidas de licitaciones de contratación pública, perder sus ingresos y afrontar multas de al menos el 4% de sus ingresos anuales.

Esquemas de compensación

Quedará prohibida la publicidad basada en exclusiva en programas de compensación de las emisiones de carbono. Aun así, las empresas podrían mencionar sus programas de compensación y eliminación de emisiones de carbono en su publicidad si ya han reducido sus emisiones tanto como sea posible y utilizan estos programas únicamente para las emisiones residuales.

Los programas relacionados con los créditos de carbono deben estar certificados y ser de gran integridad, como aquellos establecidos en el marco de la UE de certificación para absorciones de carbono.

El Parlamento es partidario, asimismo, de seguir permitiendo los reclamos ecológicos sobre productos que contienen sustancias químicas peligrosas, pero la Comisión deberá analizar en el futuro próximo si deberían quedar totalmente prohibidos.

Ahora corresponderá al nuevo Parlamento salido de las elecciones europeas del 6 al 9 de junio continuar la tramitación.
Redaccion AenVerde

info@aenverde.es

Sin comentarios

Deja una respuesta