Un kilo de tomate holandés o un kilo almeriense en un super de Berlín ¿Cuál genera más huella de Carbono?

tomate

En el marco del proyecto SmartRed, en COEXPHAL presentamos el informe ‘Comparativa de la Huella de Carbono de Producto en los sistemas de producción de Almería y Países Bajos incluyendo transporte al destino’.

El estudio, realizado por Proyecta Ingenio en colaboración con la UAL, tiene como objetivo comparar, en términos de emisión de gases de efecto invernadero (GEI), el sistema de producción en invernaderos que se practica en Almería con el sistema de producción que se practica en Países Bajos, teniendo en cuenta tanto las emisiones de GEI originadas para la producción y manipulación de 10.000.000 de kilos de tomate, como las debidas al transporte del producto hasta las instalaciones de un minorista ubicado en Berlín.

El estudio ofrece como resultado que el sistema de producción en invernadero de Almería genera un total de emisiones de 7.063.932,96 kg de CO2eq., un 31,70% inferior al caso holandés que, bajo los mismos supuestos de partida, sus emisiones ascienden a 10.342.612,80 kg de CO2eq.

COMPARATIVA tomates

Esto se debe a algunos factores como la menor necesidad de consumo energético en los invernaderos de Almería. El clima mediterráneo reduce la dependencia de otras fuentes de energía fósil y aumenta el aprovechamiento de la energía pasiva como el calor y la luz del sol para mantener condiciones adecuadas para el crecimiento de las plantas.

El estudio concluye que, a pesar de la mayor distancia de transporte de los productos hortofrutícolas, la eficiencia de los invernaderos de Almería ofrece importantes ventajas en términos de emisiones de GEI frente a los invernaderos ubicados en el norte de Europa.

Para recordar:

Cada kilo de tomate holandés comprado en Berlín genera un kilo de CO2e; el tomate de Almería, un 0,70 kilo de CO2e. Si se quisiera compensar esta emisión, en un mercado secundario, este 0,3 kilo de CO2e equivaldría aproximadamente a 3 céntimos de euro (media del precio de 2023).

Más cosas:

El trabajo no contempla el cálculo para Marruecos (desde Agadir a Berlín), pero algunas primeras extrapolaciones pueden ser indicativas. En un tránsito terrestre mayor en un 45%, las emisiones serían de 0,85 kilos de CO2e.

En términos económicos, 1,5 céntimos por kilo, que deberíamos sumarle a su coste en comparación al nuestro para internalizar sus externalidades. Teniendo en cuenta la evolución de los futuros sobre las emisiones de carbono (que han aumentado de forma drástica) este ‘gap’ puede seguir haciéndose mayor.

HUELLA CARBONO

Juan Carlos Pérez Mesa

Doctor en Economía Departamento de Economía y Empresa Universidad de Almería (UAL)

Sin comentarios

Deja una respuesta