La mejora vegetal, una pieza clave en el desarrollo de la agricultura

Sectores como los de las semillas podrán beneficiarse.

Cada 9 de septiembre se celebra el Día Mundial de la Agricultura, con el fin de valorar y reconocer públicamente el trabajo de quienes cultivan la tierra para producir alimentos.
En nuestros días, la agricultura se enfrenta a tres retos fundamentales: producir cada vez más alimentos para abastecer a una población mundial en constante crecimiento; adaptar los cultivos al cambio climático; y producir de manera sostenible, empleando los menores recursos posibles y protegiendo el medio ambiente. Antonio Villarroel, director general de ANOVE, señala que “para alcanzar estos tres desafíos la mejora vegetal desempeña un papel fundamental”.

Villarroel explica que desde que esta comenzó, “el ser humano se ha ocupado de seleccionar y mejorar las plantas, para obtener variedades más productivas y con mejores propiedades. Ahora esta actividad se realiza con métodos científicos, consiguiendo mayor rapidez, más garantías sanitarias y mejores resultados”.

“La obtención vegetal es una actividad imprescindible y esencial para el desarrollo de la agroalimentación, pues gracias a su labor de investigación es posible mejorar las variedades vegetales actuales y desarrollar otras nuevas, aumentar la productividad y hacer posible una agricultura sostenible como a la que aspiramos en la UE”.

El Informe Noleppa, elaborado por HFFA Research, al evaluar el valor de la mejora vegetal, insiste en que la obtención de plantas y la mejora de las variedades es una medida efectiva e indispensable para adaptar la agricultura a los nuevos desafíos del futuro y para contribuir decisivamente a lograr un mayor suministro de alimentos en el mundo.

Aplicar las estrategias de sostenibilidad de la UE exigirá del sector agrario un gran esfuerzo durante décadas. La mejora de semillas y plantas, según sostiene el Informe, puede compensarlo, al menos parcialmente. Compensará las pérdidas del mercado, hasta aproximadamente el 55% del ingreso sectorial; ayudará también a amortiguar las disminuciones en los ingresos del sector, que, hasta 2040, se prevé que serán de 19,5 millones de euros.

Elena Saénz señala que “la obtención de semillas y plantas y la mejora de las actuales variedades es una medida muy efectiva para adaptar la agricultura a los nuevos desafíos europeos, mitigando, al mismo tiempo, las posibles consecuencias negativas. La obtención vegetal tiene el potencial de cambiar las reglas del juego para lograr una mayor sostenibilidad de la producción agroalimentaria europea y la preservación de la biodiversidad. Por eso –concluye– constituye un área de investigación y desarrollo extremadamente importante”.

Redaccion AenVerde

info@aenverde.es

Sin comentarios

Deja una respuesta