Luz verde a la nueva Ley de Economía Circular en Andalucía

El consejero Fernández-Pacheco

El Parlamento de Andalucía ha dado luz verde a la tramitación del proyecto de Ley de Economía Circular de Andalucía (LECA), con la que se pretende apostar por la sostenibilidad medioambiental como una gran oportunidad para impulsar el crecimiento económico y la creación de empleo mediante la optimización de los recursos.

Un texto muy participado como resultado del diálogo, consenso y escucha activa entre diferentes instituciones, asociaciones, agentes económicos y sociales y ciudadanos. Según ha señalado Ramón Fernández-Pacheco, consejero de Sostenibilidad, Medio Ambiente y Economía Azul, durante su comparecencia en sede parlamentaria, “se trata de una ley municipalista que recoge medidas para la implementación de las estrategias locales en materia de residuos. Además, es una herramienta fundamental que emana de los principios de la Revolución Verde para compatibilizar el desarrollo económico con la protección de nuestros entornos naturales”.

Ley pionera

El consejero ha comunicado que es “una ley pionera con la que Andalucía marcará el paso hacia una economía verde, ofreciendo instrumentos de planificación a los ayuntamientos para que éstos elaboren, aprueben, implanten y ejecuten en materia de residuos”.

Durante el proceso de tramitación se recibieron un total de 777 aportaciones, de las que se han incorporado al texto casi el 40%. Para su desarrollo se ha tomado como referencia las directrices que la Comisión Europea ha marcado, por lo que está alineado con el Pacto Verde Europeo en el horizonte 2030 y se enmarca en la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible que promueve la ONU.

El texto se estructura en una exposición de motivos, un total de 87 artículos divididos en siete títulos, cinco disposiciones adicionales, ocho disposiciones transitorias, una disposición derogatoria y dos disposiciones finales. Además, introduce referencias directas a la normativa nacional en materia de residuos tras la aprobación de la Ley 7/2022, de 8 de abril, de Residuos y Suelos Contaminados para una Economía Circular.

Ramón Fernández-Pacheco con ANSEMAC (Asociación Andaluza de Mujeres Empresarias del Sector del Medio Ambiente)
Ramón Fernández-Pacheco con ANSEMAC (Asociación Andaluza de Mujeres Empresarias del Sector del Medio Ambiente).

El proyecto incluye varios capítulos específicos importantes. Por un lado, uno que se dedica a la gestión de la basura marina, una parte muy importante en el marco de la economía azul, puesto que los puertos y los pescadores gestionan una gran cantidad de residuos y es necesario ofrecer un marco normativo para el tratamiento de los mismos.

Por otro lado, un capítulo específico sobre los biorresiduos ya que, en el marco del
contexto geopolítico actual de dependencia energética, se podría avanzar en
autosuficiencia energética para obtener bio combustible como alternativa a los
combustibles fósiles mediante el uso de biorresiduos.

La LECA como reclamo al emprendimiento

“La Ley de Economía Circular supone un valor añadido como reclamo al emprendimiento porque favorece la creación de nuevas empresas que dan servicio a nuevos procesos de tratamiento de residuos”, afirma el consejero. “Se trata de un circuito que favorece nuevos nichos de mercado, generando empleo verde y riqueza, en definitiva, un modelo de economía circular con el que se consumirán menos materias primas en los procesos, ya que pueden emplearse materiales provenientes de flujos de salida de otros”.

El objetivo del Gobierno andaluz es que este modelo de economía dote de un marco legal a empresas e instituciones para logar una Andalucía más sostenible; alargar la vida útil de los productos para producir menos residuos; así como optimizar los procesos productivos de las empresas, permitiendo que se reutilicen las materias primas.

Para alcanzar este objetivo, la Administración autonómica quiere contar con las
empresas como eje vertebrador de este cambio de modelo productivo; con las entidades locales, para que los ayuntamientos tengan las herramientas necesarias para convertir el residuo en oportunidad; y con la sociedad como motor de cambio para que el modelo circular sea una realidad.

Ramón Fernández-Pacheco con FAMP (Federación Andaluza de Municipios y Provincias).
Ramón Fernández-Pacheco con FAMP (Federación Andaluza de Municipios y Provincias).

En este sentido, el consejero de Sostenibilidad ha insistido en que “el futuro pasa por la racionalización de las materias primas y la optimización de los residuos”, a lo que ha añadido que “si queremos legar un mundo sostenible medioambientalmente a las nuevas generaciones, debemos cambiar el modelo de gestión lineal por un modelo circular, puesto que los recursos naturales son finitos”.

Objetivo Residuo Cero

En la misma línea, ha destacado que “la cultura del usar y tirar es insostenible, por lo
que debemos caminar hacia la consecución del residuo cero”. Para ello, es necesario
que las administraciones públicas trabajen de manera coordinada, buscando la
complicidad del sector privado y la colaboración del conjunto de la sociedad.

Al respecto, ha resaltado que el objetivo del Gobierno andaluz es seguir seduciendo a los inversores y continuar atrayendo empresas a la comunidad. En este sentido, ha
señalado que la LECA fomenta la implantación de industrias sostenibles y la
contratación pública ecológica, lo que repercute en la creación de empleo verde.

Máxima garantía

“Este texto no invade la autonomía local ni las competencias estatales en la materia que nos ocupa; es decir, es una ley equilibrada que ofrece las máximas garantías”, ha señalado Fernández-Pacheco.

Así, ha avanzado que esto no sucederá en el futuro con la nueva normativa, ya que
favorecerá y facilitará a las empresas la implantación de la economía circular en sus
procesos productivos sin medidas restrictivas con el objetivo de que no pierdan en
competitividad ni rompan la unidad de mercado a nivel nacional.

De otro lado, ha indicado que en el Título III del texto se incorpora una medida para
favorecer la implantación de proyectos empresariales de economía circular que podrán ser declarados de interés estratégico por el Decreto 4/2019. Además, estos proyectos, que se gestionarán a través de la Oficina Andaluza de Economía Circular, contarán con una tramitación prioritaria y se beneficiarán de una reducción de los requisitos exigidos.

De otro lado, ha desgranado que este proyecto de ley recoge un Registro Público
Andaluz voluntario que se pondrá a disposición de cualquiera quien quiera consultar el ciclo de vida de cada proceso de economía circular e incorpora el Centro de Innovación Digital como un espacio para que instituciones públicas y empresas den impulso a la investigación, innovación y a las prácticas de economía circular en el sector privado.

43 millones

De otro lado, el titular del ramo ha desglosado el presupuesto de la Junta de Andalucía para 2023 en el marco de la economía circular y la gestión de residuos, al que se destinan casi 43 millones de euros a través de distintas acciones.

En concreto, ha detallado que casi 24 millones están consignados para la implantación del contenedor marrón y la mejora de instalaciones de tratamientos de residuos, a través de subvenciones para las entidades locales. Y otros 18 millones, para nuevas infraestructuras como la construcción de puntos limpios y sellados de vertederos.

En definitiva, el consejero de Sostenibilidad ha sostenido que el Gobierno andaluz quiere situar a la comunidad andaluza como referente de una economía más limpia y competitiva, que garantice el mejor legado medioambiental a las nuevas generaciones. “Una Andalucía que pise el acelerador hacia un modelo de producción y comercialización sostenible, que salvaguarde el medio ambiente y frene los efectos del cambio climático, rompiendo el ciclo actual del usar y tirar”, ha abundado.

Redaccion AenVerde

info@aenverde.es

Sin comentarios

Deja una respuesta