Los retos del campo para una década

CITCOEX LOGO_CITCOEX_color

Conforme vayamos retomando el camino del que nos ha sacado la Covid19, los objetivos marcados desde los distintos organismos internacionales volverán a asumir de nuevo el protagonismo: la estrategia “Del campo a la mesa”, los retos europeos con el horizonte puesto en 2030 y 2050 (incluidos en el Pacto Verde de la Unión Europea), los objetivos de desarrollo sostenible comprometidos en el seno de la ONU.

En el ámbito de nuestra agricultura la economía circular, la sostenibilidad, la lucha contra el cambio climático y la transformación digital serán los grandes retos de esta década, y serán el bastión desde donde se emprenda el desarrollo de nuestro actual modelo agrícola.

Precisamente en el seno de la Unión Europea y a resultas de las consecuencias desastrosas de la pandemia en el ámbito económico, sanitario y social sobre los distintos países que la integran, las instituciones europeas se han visto obligadas a realizar un ejercicio de solidaridad financiera, que culminará con la distribución en el periodo 2021-2026 de 750.000 MILLONES de euros a través de los llamados Fondos “Next Generation” donde España será “gratificada”, de manera proporcional a los daños inicialmente causados, con unos 140.000 millones de euros, de los cuales el 50% aproximadamente corresponderán a ayudas directas, que serán asignadas antes de final de 2023 (el otro 50% serán préstamos reembolsables).

Una oportunidad para la innovación

El presupuesto previsto en el Mecanismo de Recuperación y Resiliencia y resto de instrumentos Next Generation, permitirá a España poner el foco en la recuperación y transformación de nuestro modelo económico, utilizando como ejes transversales principales: la transición ecológica y la transformación digital, y donde la Inversión en Investigación, Desarrollo e Innovación serán actores principales para el Plan Nacional de Recuperación, Transformación y Resiliencia diseñado.

Si hablamos de nuestra agricultura, la INVESTIGACIÓN orientada hacia la INNOVACIÓN debe ser la herramienta que permita ganar en PRODUCTIVIDAD y COMPETITIVIDAD (muy relacionada con la capacidad de generar nuevos ingresos y disminuir costes), y además, es facilitadora de elementos diferenciales como ESTRATEGIA para afrontar las reglas de un MERCADO GLOBAL abierto, donde competimos en desigualdad de condiciones.

Desde el grupo COEXPHAL constituido como Centro de Innovación tecnológica y Transmisor de Resultados de Investigación en torno a las necesidades de nuestro modelo agrícola, se impulsarán todos aquellos proyectos que se encaminen a lograr los objetivos que se trazan en este horizonte de medio plazo.

Las inversiones en Investigación e Innovación vinculadas a: robotización y automatización de labores agrícolas, las soluciones digitales, para conectar elementos productivos, y hacer del análisis masivo de datos mediante modelos matemáticos e inteligencia artificial un aliado para la producción y comercialización, el cultivo mediante métodos más respetuosos con el medio ambiente y eficaces en la lucha contra plagas y enfermedades, el aprovechamiento de las energías renovables y la eficiencia en el empleo del agua, la llegada de las comunicaciones 5G al mundo rural…. se extenderán en los próximos años,  son ejemplos de una nueva revolución para nuestro agro, y constituirán una garantía de continuidad y estrategia de diferenciación respecto a nuestros competidores.

retos campo programasFuente: Ministerio Agricultura, Pesca y Alimentación

En este sentido el propio Ministerio de Agricultura, dentro del presupuesto que emana exclusivamente de los Fondos Next Generation, ha reservado 262 millones de euros para: la modernización de invernaderos, el apoyo a la digitalización, la agricultura de precisión y la eficiencia energética en explotaciones agrícolas. Además destinará 694 euros para otras inversiones agrarias, que gestionará directamente y a través de las Comunidades Autónomas y que completan un presupuesto de 956 millones de euros para comprometer en algo más de dos años (hasta final de 2023).

Una financiación que, una vez sea regulada de manera razonable, debe constituir ese espaldarazo inicial para emprender el salto tecnológico que nos va a diferenciar en los próximos años.

Redaccion AenVerde

info@aenverde.es

Sin comentarios

Deja una respuesta