Los puntos negros de la estrategia De la Granja a la Mesa

Europa acuerdo con terceros países

Todos los actores de la cadena alimentaria respaldan los principios fundamentales de la estrategia europea «De la granja a mesa» y coinciden en que se precisan mejoras continuas y significativas para lograr unos sistemas alimentarios más sostenibles; sin embargo, varios estudios publicados recientemente ponen el dedo en la llaga en los elevados costes que conlleva para el agricultor y graves consecuencias para todo el sistema agroalimentario europeo.

Desde COPA-COGECA destacan las conclusiones a las que han llegado el Departamento de Agricultura de EE.UU. (USDA), la consultora HFFA Research Researchel Centro Común de Investigación de la UE, la Universidad de Kiel y la Universidad y centro de Investigación de Wageningen (WUR). Aunque desde perspectivas y conclusiones diferentes, todos llegan a la misma conclusión: la producción agrícola de la UE disminuirá, en algunas zonas y en determinados productos incluso drásticamente.

Según la Universidad de Wageningen (WUR), se espera una caída de la producción media de entre el 10% y el 20%, debido a los efectos acumulativos de las metas propuestas en la Estrategia, pudiendo ser incluso del 30% en el caso de determinados cultivos.

El estudio del CCI pronostica que la reducción de entre el 40% y el 60% de las emisiones de GEI provenientes de la agricultura, que se espera gracias a la ejecución de las metas de la estrategia «De la granja a la mesa», provocará a su vez una externalización de la producción agrícola europea, y de sus emisiones, a países extracomunitarios.

El estudio de la Universidad de Kiel concluye que Europea podría convertirse en un importador neto de alimentos, lo cual sería totalmente contrario al principio de autonomía estratégica abierta que propugnó la Comisión Europea durante la crisis de la COVID-19.

Y según el estudio del USDA, los objetivos De la Granja a la Mesa podrían poner en peligro la seguridad alimentaria de 22 millones de personas.

Riesgos para la seguridad alimentaria

Según concluyen desde COPA COGECA, si se cumplen los pronósticos de todos los investigadores que han evaluado los efectos de las propuestas actuales de la Comisión Europea, es decir: la disminución de la producción agrícola y ganadera de la UE, un incremento considerable de las importaciones comunitarias de materias primas e ingredientes para la industria alimentaria, y una dependencia de la UE de las importaciones necesarias para alimentar a su población, conllevará a su vez riesgos políticos y para la seguridad alimentaria de los consumidores europeos.

Desde COPA COGECA aseguran que “todos estamos comprometidos a poner nuestro grano de arena para mitigar los efectos negativos del cambio climático. La producción agrícola europea, no en vano, es una de las más respetuosas del mundo con los recursos naturales y el medio ambiente. Sin embargo, imponer «metas políticas que no se sustentan en datos» provocará efectos perjudiciales para la agricultura europea. Por ello, debemos elaborar políticas orientadas a hallar soluciones, fundadas en los datos disponibles y con la innovación como motor principal”.

Las organizaciones agrarias y cooperativas europeas reclaman a la Comisión Europea una evaluación del impacto integral, ya que “analizar las metas de la estrategia «De la granja a la mesa» de forma aislada (como la Comisión parece tener la intención de hacer de ahora en adelante) solo aportará una visión parcial de los efectos acumulativos que soportarán realmente los agricultores y actores del sector agroalimentario”.

 

Redaccion AenVerde

info@aenverde.es

Sin comentarios

Deja una respuesta