“Los ciudadanos quieren dietas saludables de un planeta sano y merecen una información clara”

Claire Bury

Casi un año después de su puesta en marcha, la Estrategia «De la granja a la mesa», que forma parte del Pacto Verde Europeo, revolucionará la manera en que producimos, transportamos y consumimos nuestros alimentos. Claire Bury, directora general de Salud y Seguridad Alimentaria de la Comisión Europea, responde a estos planteamientos de futuro en medio de la pandemia del Covid-19

En el contexto de las consecuencias económicas de la pandemia de COVID-19, ¿seguirá siendo la Estrategia «de la granja a la Mesa» una prioridad importante para los Estados miembros y la Comisión?

Los europeos se preocupan más que nunca por los alimentos que comen, por su procedencia y por su impacto en nuestro planeta. La Estrategia «de la granja a la mesa» es una prioridad clave de esta Comisión.

La pandemia de coronavirus ha tenido un impacto importante en todas las facetas de nuestras vidas, incluidos el sector agrícola y la industria alimentaria de la UE. También nos ha recordado los fuertes vínculos existentes entre la salud y el bienestar de los animales y la salud pública, así como la necesidad de considerar estas cuestiones conforme al enfoque «Una sola salud». Aunque la COVID-19 nos ha ralentizado a corto plazo, esta Estrategia es a largo plazo. Su objetivo es garantizar que los sistemas alimentarios de Europa sigan siendo sostenibles y resilientes en el futuro.

La Estrategia «de la granja a la mesa» incluye una reducción considerable del riesgo y el uso de plaguicidas. ¿Y esto cómo se conseguirá?

La Estrategia «de la granja a la mesa» establece objetivos en materia de plaguicidas que deben adoptarse a escala de la UE: reducir el uso y el riesgo globales de los plaguicidas químicos en un 50 % de aquí a 2030.

Podemos lograr este objetivo fomentando el uso de alternativas y manteniendo al mismo tiempo los ingresos de los agricultores. No dejaremos a nadie atrás. La Comisión adoptará una serie de medidas, entre ellas la revisión de la Directiva sobre el uso sostenible de los plaguicidas, el aumento de las disposiciones relativas a la gestión integrada de plagas (GIP) y el fomento de un mayor uso de formas alternativas seguras de proteger las cosechas de plagas y enfermedades.

¿Cómo beneficiará a los ciudadanos el recientemente anunciado Código de Conducta para las empresas alimentarias?

De hecho, hemos dado los primeros pasos hacia la puesta en marcha de un «código de conducta para prácticas empresariales y de comercialización responsables» que expondrá las medidas que pueden adoptar voluntariamente todas las personas a lo largo de la cadena alimentaria para impulsar la sostenibilidad.  Esto incluye a todas las personas entre la granja y la mesa, como los transformadores de alimentos, los operadores de servicios alimentarios y los minoristas. 

Estas medidas pueden llevarse a cabo de forma independiente o colaborativa, lo que puede animar a los homólogos de la industria y a otras partes interesadas del sistema alimentario, como los agricultores y los consumidores, a realizar cambios similares. Juntos trabajaremos para ofrecer a los ciudadanos un mayor y mejor acceso a opciones alimentarias saludables y sostenibles. El objetivo es que el Código de Conducta esté listo para su firma y aprobación por las partes interesadas en junio de 2021.

¿Contribuirá la Estrategia «de la granja a la mesa» a mejorar el bienestar de los animales en la UE?

El bienestar de los animales es un tema muy importante para nosotros en Europa. La Estrategia «de la granja a la mesa» reconoce la importancia concedida a la mejora del bienestar de los animales y pretende avanzar en este ámbito. Esta es la razón por la que estamos revisando la legislación de la UE en materia de bienestar animal para adaptarla a la ciencia moderna, facilitando la vigilancia de su cumplimiento y ampliando su ámbito de aplicación. 

Además, la Comisión estudiará opciones para el etiquetado del bienestar animal, a fin de promover mejor nuestros valores a lo largo de la cadena alimentaria y responder a la demanda de transparencia del bienestar animal por parte de los consumidores. Como primer paso, la Comisión ha creado un nuevo subgrupo sobre etiquetado en el marco de la plataforma de la Unión sobre el bienestar animal y pondrá en marcha un estudio externo este año para recopilar información sobre las etiquetas existentes en materia de bienestar animal. 

El etiquetado de los alimentos es importante para los consumidores. ¿Promoverá la Estrategia «de la granja a la mesa» un etiquetado que fomente estilos de vida más saludables? 

Los ciudadanos quieren dietas saludables de un planeta sano y merecen una información clara que les permita elegir con conocimiento de causa. La Estrategia «de la granja a la mesa» concede prioridad a la información alimentaria facilitada a los consumidores. Ya se está trabajando para proporcionar información clara y fácilmente comprensible sobre el contenido de los alimentos en la UE, desde cómo se producen hasta su impacto en la salud, el medio ambiente y el bienestar de los animales. 

Queremos capacitar a los consumidores europeos para que elijan buenas opciones, pero también animar a la industria alimentaria a ofrecer productos alimenticios saludables. A tal fin, la Comisión pondrá en marcha iniciativas para estimular la reformulación de los productos, en particular mediante el establecimiento de perfiles nutricionales para restringir la promoción a través de declaraciones nutricionales o de propiedades saludables de los alimentos con alto contenido en grasas, azúcares y sal.

Redaccion AenVerde
Redaccion AenVerde

info@aenverde.es

Sin comentarios

Deja una respuesta