“Las mujeres tenemos ideas, pensamientos y opiniones para avanzar en muchas cosas en este sector”

Mª Ángeles Rodríguez, agricultora y miembro del consejo rector de la cooperativa Cohorsan, de Unica Group, apunta en esta entrevista que le llevó a hacerse agricultora y como mujer a formar parte del órgano de dirección de su entidad.

¿Desde cuándo es agricultora?

En 1975 mi padre, que era jornalero y trabajaba en la obra, se vino a San Agustín y comenzó en la agricultura. Yo empecé a trabajar en la tierra con 11-12 años ayudando a mi padre cuando terminaba en la escuela. Y a los 14 ya todos los días venía al invernadero. Soy una de esas agricultoras de la generación a la que nadie nos preguntó qué queríamos ser de mayores, simplemente comenzamos desde muy pequeñas a trabajar en la agricultura y hasta ahora.

Desde los 14 y hasta los 16, estuve con mi padre, pero como solo teníamos 8.000 metros y éramos 5 hermanos, a los 16 empecé a trabajar en los almacenes para ganar un dinero extra. Tuve una niña con 17 años. A los 19 años mi padre me hizo autónoma para que empezara a tener una cuenta con mi hija.

María Ángeles Rodríguez, Cohorsan Unica

Y ¿desde cuándo es socia de COHORSAN S.C.A y qué le llevó a entrar en el Consejo Rector de la cooperativa?

En la campaña 2006/2007 comencé como socia colaboradora y desde 2010 soy socia de pleno derecho. En octubre de este 2020 haré cuatro años que entré en el Consejo Rector.

:¿Qué balance hace de esos casi cuatro año dentro de Consejo Rector de su cooperativa?

Me considero como un miembro más de la rectora, pero sí me gustaría participar más no solo ir a la rectora y aprobar lo que se va a comprar o lo que se va a decidir. En la mayoría de las cooperativas la dirección la lleva el presidente y me gustaría que hubiera más participación y más consenso en todo, pero esto sucede en todas las cooperativas.

¿Qué te llevó a formar parte del Consejo Rector?

Primero siempre he estado a la sombra de mi padre, además tengo un hermano que se lleva 12 meses conmigo, he estado con él trabajando juntos y siempre me he guiado por sus decisiones. Luego me casé y aunque yo llevaba todo, también siempre estaba a la sombra de mi marido. A raíz de que en 2007 superara un cáncer me plantee que, ya que este es mi trabajo y no me han dado opción a escoger otra cosa, y disfrutando como lo hago de mi trabajo porque me encanta crear y dar color a la planta, me di cuenta de que estaba harta de estar siempre así.

Entones decidí ir a las asambleas para saber qué se vende, dónde se vende, qué variedades hay, yo siempre plantaba calabacín y ya está y quería saber si había otras variedades, otras opciones…

Me plantee que me quería presentar al Consejo Rector para saber dónde se vende mi género, qué está pasando con el campo y conseguí el respaldo y aquí estoy.

¿Por qué cree que hay tan pocas mujeres que decidan dar un paso más y tener presencia en los órganos de decisión o asistir a las asambleas?

Hay gente que dice que la culpa la tiene el hombre, pero yo no lo veo así. Considero que las mujeres, por un lado, están acomodadas y si va él a la reunión ellas no van. Por otro lado, también existen otras circunstancias para las mujeres con el tema de los niños, si tienes niños pequeños es más complicado todo y al final lo dejas pasar.

¿Qué le diría a las mujeres agricultoras para que fueran a las asambleas y estuvieran en las Juntas Rectoras?

Yo le digo a todas las agricultoras que tienen que ir a las asambleas porque allí lo único que obtienes es información sobres nuestra agricultura, y la información es poder, cuanto más informada estés más herramientas vas a tener para dirigir tu finca o cambiar de producto. Yo si no hubiera estado informada no me hubiera planteado nunca entrar en el programa snack y ya llevo cuatro años cultivando pepino snack, hubiera seguido toda la vida cultivando calabacín.

Las mujeres todavía tenemos muchas cosas que decir en este campo no solo somos una mano de obra para trabajar en el invernadero, somos personas que tenemos ideas, pensamientos y opiniones para avanzar en muchas cosas en este sector.

:¿Cómo fue la experiencia en Bruselas en la jornada ‘Mujeres en la Europa Rural’ celebrada en el Parlamento?

Para mí fue una experiencia buenísima. Realmente me di cuenta que soy un granito de arena en un universo porque aquí en mi casa si llevo las cuentas y en mi finca la explotación, en la cooperativa estoy en la rectora, pero en el mundo no soy nada porque hay mujeres excelentes y muy preparadas, con estudios en economía, en legislación y han decidido dejar su carreta para meterse en la agricultura y en su cooperativa. Esto te hace animarte a que quieras avanzar más y formarte más tanto en tu profesión como en lo personal.

Redaccion AenVerde
Redaccion AenVerde

info@aenverde.es

Sin comentarios

Deja una respuesta