Las frutas y hortalizas, grandes aliadas para la salud del corazón

consumo de frutas y hortalizas

En 2001 un estudio europeo, publicado por la European Heart Journal, manifestaba que un mayor consumo de frutas y vegetales iba asociado a un menor riesgo de muerte por enfermedad isquémica cardíaca. 20 años más tarde, otro estudio, en este caso de la Asociación Americana del Corazón, lo corrobora y es bueno recordarlo cuando se conmemora el Día Mundial del Corazón.

Según el primer estudio, las personas que consumían al menos ocho porciones de frutas y verduras al día eran 22 por ciento menos propensas a morir de enfermedad cardiaca isquémica que las que consumían menos de tres porciones al día, estableciendo una porción en 80 gramos, es decir, el equivalente a una manzana mediana o una zanahoria pequeña.

Para cada porción adicional por encima de la ingesta más baja de dos porciones, el riesgo de muerte por enfermedad cardiaca isquémica se reducía en 4 por ciento, apuntaron los autores del estudio.

Dieta de frutas y verduras

En el segundo estudio, titulado “Una dieta centrada en las plantas y el riesgo de enfermedad cardiovascular incidente durante la edad adulta joven o media”,  trataba de hallar conclusiones  sobre si un consumo a largo plazo de una dieta centrada en frutas y verduras y un cambio hacia una dieta centrada en los vegetales a partir de la edad adulta temprana estaban asociados con menor riesgo de enfermedad cardiovascular en la mediana edad.

Los investigadores examinaron la dieta y la aparición de enfermedades cardíacas durante 32 años a cerca de 5.000 adultos, de entre 18 y 30 años, y no haber sufrido ninguna enfermedad cardiovascular hasta ese momento, y concluyeron que una dieta nutricionalmente rica y centrada en vegetales es beneficiosa para la salud cardiovascular.

Algo que impulsan también desde la Fundación Española del Corazón (FEC). Esta semana, durante la presentación de este día, el doctor Javier Aranceta, miembro del Comité de Nutrición de la FEC, señalaba: “Factores de riesgo cardiovascular como la hipertensión arterial, la hipercolesterolemia, la diabetes, el sobrepeso y la obesidad están íntimamente ligados a nuestros hábitos alimentarios, por lo que resulta fundamental poner el foco en mantener una alimentación variada y equilibrada, rica en frutas y verduras. En este sentido la dieta mediterránea es la que más beneficios ha demostrado a nivel cardiovascular”.

 

Redaccion AenVerde

info@aenverde.es

Sin comentarios

Deja una respuesta