Frutas y hortalizas de Almería , sobresaliente en seguridad alimentaria.

Labcolor presenta un interesante estudio donde se ponen de manifiesto los bajos niveles de residuos de plaguicidas que presentan las hortícolas de Almería. El laboratorio analizó en la pasada campaña 2019/2020 un total de 44.850 muestras, de las cuales 21.735 muestras correspondían a análisis de Residuos de Plaguicidas y Contaminantes, y el resto se correspondían a análisis microbiológicos, fitopatológicos y análisis agronómicos.

De entre los análisis de Residuos de Plaguicidas y Contaminantes llevados a cabo en Labcolor destacan en número los análisis multirresiduos, pero también son importantes otras analíticas como  los análisis de Herbicidas y Fitorreguladores, Cloratos y Percloratos, Fosetil-Al, Sales de Amonio Cuaternarias, Nereistoxinas, etc.
Con respecto a la anterior campaña 2018/2019 los análisis de Residuos de Plaguicidas y Contaminantes se han incrementado un 23% en el laboratorio. Con la finalización de la campaña, Labcolor ha elaborado un estudio donde se pretende abordar el nivel de seguridad alimentaria que existe en los productos del campo almeriense.
Para ello, este estudio se ha centrado en los principales cultivos de la provincia de Almería: pimiento, tomate, pepino, sandia, calabacín, melón y berenjena. Se ha determinado el porcentajede muestras analizadas que contienen residuos, el porcentaje de muestras que superan los niveles de LMRs (Límites Máximos de Residuos), el porcentaje de muestras que superan el 50% de los niveles de LMRs, así como los 10  residuos de plaguicidas mayormente encontrados en cada cultivo.

Si analizamos cada uno de los cultivos de forma individual tenemos los siguientes datos:

  • Pimiento: de un total de 2.871 muestras analizadas, 1.260 muestras no contenían residuos de plaguicidas por encima de límite de cuantificación 0,01 mg/kg, y 1.611 muestras (el 56%) si contenían residuos de plaguicidas. Solo el 0,56% de los plaguicidas encontrados superaban niveles de LMR, y un 2,16% superaba el 50% del valor del LMR. Entre los plaguicidas más comunes encontramos el Fluopyran (fungicida sistemico contra botritis y oidio), Flutriafol (fungicida sistemico y por contacto contra oidiopsis) y Clorantraniliprol (insecticida eficaz por ingestión y contacto contra las orugas).
  • Tomate: de un total de 2.639 muestras analizadas, 1.290 muestras no contenían residuos de plaguicidas por encima de límite de cuantificación 0,01 mg/kg, y 1.349 muestras (el 51%) si contenían residuos de plaguicidas. Solo el 0,76% de los plaguicidas encontrados superaban niveles de LMR, y un 2,58% superaba el 50% del valor del LMR. Entre los plaguicidas más comunes encontramos el Clorantraniliprol (insecticida), Espirotetramato (insecticida sistemico y por ingestión contra pulgones, mosca blanca, trips y acaro del bronceado) y Flonicamida (insecticida eficaz por ingestión y contacto contra pulgones).
  • Pepino: de un total de 1.994 muestras analizadas, 776 muestras no contenían residuos de plaguicidas por encima de límite de cuantificación 0,01 mg/kg, y 1.218 muestras (el 61%) si contenían residuos de plaguicidas. Solo el 1,30% de los plaguicidas encontrados superaban niveles de LMR, y un 4,51% superaba el 50% del valor del LMR. Entre los plaguicidas más comunes encontramos el Propamocarb (fungicida sistemico contra el mildiu), Acetamiprid (insecticida sistemico contra pulgones y mosca blanca), Ciazofamida (fungicida sistémico de acción preventiva contra el mildiu), Ametoctradina y Dimetomorf (fungicidas formulados conjuntamente contra el mildiu) y Fluopyran (fungicida).
  • Sandia: de un total de 1.269 muestras analizadas, 777 muestras no contenían residuos de plaguicidas por encima de límite de cuantificación 0,01 mg/kg, y 492 muestras (el 39%) si contenían residuos de plaguicidas. Solo el 0,79% de los plaguicidas encontrados superaban niveles de LMR, y un 2,44% superaba el 50% del valor del LMR. Entre los plaguicidas más comunes encontramos el Clorantraniliprol (insecticida), Fluopyran (fungicida), Flonicamida (insecticida) y Flupiridafurona (insecticida sistémico contra mosca blanca y pulgones).
  • Calabacin: de un total de 1.113 muestras analizadas, 626 muestras no contenían residuos de plaguicidas por encima de límite de cuantificación 0,01 mg/kg, y 487 muestras (el 44%) si contenían residuos de plaguicidas. Solo el 1,08% de los plaguicidas encontrados superaban niveles de LMR, y un 4,40% superaba el 50% del valor del LMR. Entre los plaguicidas más comunes encontramos el Acetamiprid (insecticida), Flupiridafurona (insecticida) y Fluopyran (fungicida).
  • Melón: de un total de 709 muestras analizadas, 268 muestras no contenían residuos de plaguicidas por encima de límite de cuantificación 0,01 mg/kg, y 441 muestras (el 62%) si contenían residuos de plaguicidas. Solo el 0,56% de los plaguicidas encontrados superaban niveles de LMR, y un 2,82% superaba el 50% del valor del LMR. Entre los plaguicidas más comunes encontramos el Fluopyran (fungicida), Acetamiprid (insecticida) y Propamocarb (fungicida).
  • Berenjena: de un total de 656 muestras analizadas, 390 muestras no contenían residuos de plaguicidas por encima de límite de cuantificación 0,01 mg/kg, y 266 muestras (el 41%) si contenían residuos de plaguicidas. Solo el 0,15% de los plaguicidas encontrados superaban niveles de LMR, y un 2,29% superaba el 50% del valor del LMR. Entre los plaguicidas más comunes encontramos el Acetamiprid (insecticida), Fluopyran (fungicida), Flupiridafurona (insecticida) y Espirotetramato (insecticida).

Si recogemos los datos de los 7 cultivos estudiados en una tabla a modo de resumen tenemos que:

Del análisis de esta tabla se puede llegar a la conclusión de que los cultivos de sandía, berenjena y calabacín son los que menor cantidad de residuos de plaguicidas tienen, en torno a un 40% de las muestras analizadas, mientras que los cultivos de pepino y melón son los que mayor cantidad de residuos de plaguicidas tienen, en torno a un 60%. Por otro lado, el cultivo de berenjena es el que presenta un menor número de superaciones de LMR, solo un 0,15% de las muestras analizadas, y en contraposición el cultivo de pepino es el que presenta un mayor número de superaciones de LMR, un 1,30% de las muestra analizadas.

Si analizamos los datos en global, de un total de 11.251 muestras analizadas, 5.387 muestras no contenían residuos de plaguicidas por encima de límite de cuantificación 0,01 mg/kg, y 5.864 muestras (el 52%) si contenían residuos de plaguicidas. Solo el
0,79% de los plaguicidas encontrados superaban niveles de LMR, y un 2,98% superaba el 50% del valor del LMR.

El 2 de abril de 2020 la EFSA (European Food Safety Authority) publicó su estudio anual sobre residuos de plaguicidas encontrados en alimentos en la Union Europea durante el 2018 (The 2018 European Union report on pesticide residues in food). En este estudio de la EFSA, de un total de 91.015 muestras analizadas en la Union Europea, el 4,5% excedieron los valores de LMR, el cual es un valor muy superior al obtenido en el estudio realizado por Labcolor donde solo un 0,79% de las hortalizas de Almería superan los niveles de LMRs.

Por tanto, podemos concluir que el nivel de seguridad alimentaria existente en los productos del campo almeriense es superior al de la Unión Europea, siendo las frutas y hortalizas de Almería las que cuentan con unos niveles de residuos de plaguicidas mucho menores que el resto de la Unión Europea.

Redaccion AenVerde
Redaccion AenVerde

info@aenverde.es

Sin comentarios

Deja una respuesta