La venta online de productos frescos sube un 7,7%

tienda online

ASEDAS, Asociación Española de Distribuidores, Autoservicios y Supermercados, ha presentado su VI Observatorio de Comercio Electrónico en Alimentación, bajo el título “Proximidad digital: superconveniencia”, realizado en colaboración con las Universidades Complutense y Autónoma de Madrid.

Por primera vez, el Observatorio incluye un desglose de la compra de alimentos frescos en el canal online, que crece un 7,71 por ciento. El 52 por ciento de los consumidores encuestados compra frescos online “al menos ocasionalmente”, superando por primera vez a los que no lo hacen nunca, que alcanzan un 44 por ciento. En dicho grupo de consumo, las categorías de frescos que más se demandan son frutas y verduras (72,24 por ciento), charcutería y quesos (71,85 por ciento), seguidas de carnes y aves (61,81 por ciento) y panadería y bollería (52,56 por ciento); y, a más distancia, pescados y mariscos (37, 60 por ciento) y platos preparados –especialmente congelados- (25,79 por ciento).

Aun así, las categorías de productos frescos siguen a la cola del “top de la compra online”, que continúa dominada por los productos de higiene personal (81 por ciento), droguería (76,65 por ciento) y alimentación envasada (77,16 por ciento), todos con índices de variación positivos respecto al año anterior. Decrece, sin embargo, la compra de productos congelados (un 3,62 por ciento menos que el año anterior) y de comida para mascotas (un 35 por ciento menos, aunque determinado por la opción “no utilizo”).

Elevada tasa del Gran Consumo

La otra gran novedad del Observatorio se refiere a que, por primera vez, la tasa de crecimiento interanual de productos de gran consumo y de comida preparada supera a la de sectores ya maduros en el canal online, como los viajes, los electrodomésticos o la moda. Mientras que todos ellos arrojan tasas negativas, la compra de gran consumo crece un 2,60 por ciento y la de comida preparada (ya sea en el canal horeca, en un supermercado o a través de apps) se incrementa en un 17 por ciento.

Según el Observatorio, las grandes tendencias observadas en los años pasados se afianzan, aunque con algunos matices. El crecimiento de los “consumidores mixtos” –que realizan sus compras en el canal online y offline- suma 2,67 puntos porcentuales frente a los 3,19 del año anterior; los compradores “solo offline” decrecen 2,82 puntos porcentuales frente a los 5,49 del año anterior; y, por último, los compradores “solo online” son los que experimentan un cierto estancamiento, creciendo 0,16 puntos porcentuales frente a los 2,29 de 2021.

Impacto de la pandemia

Por lo tanto, el impacto de la pandemia Covid-19, que disparó las compras en el canal online, se modera en los últimos meses, mientras que los offliners continúan su trasvase al canal mixto, en el que triunfan las razones de conveniencia en cuanto a productos, horarios, cercanía, etc.

En este contexto, la teoría de las “3Co” (conveniencia, confianza y coste) sigue plenamente vigente entre los consumidores, cuya compra online está muy ligada a su supermercado físico habitual.

Una consecuencia que pervive de la pandemia es que los consumidores mayores (franjas de 55 a 64 años y de 65 en adelante), los más resistentes al cambio, han perdido el miedo a la tecnología: la penetración del offline puro desciende 8 y 10 puntos, respectivamente, en dichas franjas de edad.

Las principales barreras para la compra online siguen estando relacionadas con la preferencia por ver in situ los productos, especialmente los frescos, con el coste de las entregas y la búsqueda de promociones y descuentos; mientras que se observan avances en la confianza en el pago.

Redaccion AenVerde

info@aenverde.es

Sin comentarios

Deja una respuesta