La naranja ha atravesado una difícil campaña

naranjas

El comportamiento de los principales cítricos cultivados en España (naranja, mandarina y limón) ha sido diferente a lo esperado y dispar entre las distintas frutas. Las importaciones de terceros países junto a la mayor producción española y a la ausencia de frío han provocado malos precios de naranja en origen, según el informe elaborado por Tomás Agüera y Ana Cabrera para la Plataforma Tierra.

La campaña 2021/22 de naranja ha sido desfavorable con bajos precios y una demanda europea inferior a la del periodo anterior, habiendo desaparecido el efecto positivo de la pandemia sobre el consumo de esta fruta y porque las altas temperaturas no han promovido la ingesta, muy asociado con el frio por su contenido en vitamina C. Asimismo, también ha contribuido el aumento de la producción (+1,5 %), respecto a la campaña anterior.

Aunque durante el primer trimestre del periodo productivo la entrada de naranja de Sudáfrica tuvo un efecto distorsionador del mercado provocando una situación de sobreoferta, lo cierto es que en los meses posteriores la naranja española es la principal suministradora a la Unión Europea. Esto pone de manifiesto ciertas debilidades del sector nacional en las que debería trabajar para evitar o minorar estas situaciones:

  •  La falta de vertebración del sector favorece movimientos especulativos en la comercialización que disminuirían con una mayor integración vertical.
  •  El menor consumo de naranja se debe a que parte del mismo ha sido sustituido por otras frutas o productos alternativos. De manera que, una mayor innovación que favorezca una tipología más amplia de producto, así como su diferenciación en el mercado, podría fomentar la demanda de naranja.
  •  Por otra parte, también sería beneficioso para el sector de la naranja en particular, y de los cítricos en general, el aprovechar nuestra posición de liderazgo y pertenencia a la UE para demandar la igualdad de condiciones en las prácticas de cultivo y en los protocolos de comercialización con otras zonas de producción.

Mandarina

La campaña de mandarina ha sido más favorable que la de naranja, ya que sus cotizaciones en origen, aunque inferiores a la campaña anterior, no han caído tanto porque ha estado influenciada por la menor producción (-9,9 %, respecto a la campaña anterior). En el caso de la mandarina se ha trabajado algo más en la diversificación de producto con variedades de producción protegida con royalty que buscan una diferenciación en el mercado. Sin embargo, durante 2021/22 se han observado grandes diferencias en el comportamiento en el mercado de los dos principales tipos de mandarinas protegidas.

Así, mientras la mandarina nadorcott ha presentado unas cotizaciones inferiores no solo a 2020/21, sino también al histórico, la mandarina orri se ha defendido mejor que nadorcott. Lo que parece indicar que esta campaña se ha producido una cierta sobreoferta de los tipos nadorcott/tango en el mercado que le haga perder el efecto de la diferenciación en la comercialización, generándose una situación similar a la ocurrida con clemenules años atrás.

Limón

Dentro de los cítricos, la campaña de limón es la que ha tenido un mejor comportamiento. El inicio del periodo ha sido complicado por la mayor entrada de producto sudafricano y argentino. En los meses posteriores la menor oferta española, y una demanda activa en Europa han permitido recuperar las cotizaciones. Asimismo, el retraso de la entrada de limón de Sudáfrica y Argentina al final del periodo productivo ha permitido una transición ordenada en el mercado de la producción nacional a la de contraestación, favoreciendo una mayor apreciación de la variedad verna en el tramo final de la campaña.

limonesRespecto a las primeras estimaciones de cosecha para 2022/23, según Ailimpo se espera un incremento de la producción del 2,0 % (1.150,0 miles de toneladas). No obstante, esta previsión está condicionada por la evolución de la climatología, así como por la entrada en producción de las nuevas plantaciones. Ya que el buen ritmo de la demanda en Europa ha favorecido el aumento de la superficie global destinada al cultivo de limón, que en España se ha materializado en un incremento del 34,0 % de las hectáreas cultivadas en los últimos siete años.

Más detalles del informe en este enlace.

Redaccion AenVerde

info@aenverde.es

Sin comentarios

Deja una respuesta