La explotación de inmigrantes en la Europa del Norte

En 2018, el Open Society European Policy Institute (OSEPI) y el Centro de Estudios Avanzados Robert Schuman del European University Institute (EUI), publicaron un informe titulado “¿Es la agricultura italiana un” factor de atracción “para la migración irregular? Y, si es así, ¿por qué?” , en el que analizaba la mano obra inmigrante que trabajaba sin regular en Italia, pero también de Grecia y España.

En julio de 2020, sacan a la luz un nuevo informe, (Los trabajadores agroalimentarios ¿solo son explotados en el sur de Europa? Estudio de casos sobre mano de obra migrante en Alemania, los Países Bajos y Sueciaesta vez centrado en la situación y causas de la explotación de los trabajadores inmigrantes en el sector agroalimentario estos países del norte de Europa, ya sean inmigrantes pertenecientes a la UE o de terceros países.

Situación de partida

En este nuevo estudio se observa que, del mismo modo que en el sur de la UE, los migrantes constituyen una fuerza estructural de trabajo del sistema agroalimentario de Alemania, Países Bajos y Suecia, en parte debido al rechazo de los nacionales ante estos trabajos (árduos, mal pagados y con condiciones muy flexibles) y que están expuestos a formas de explotación o abuso.

La segunda premisa es que la mano de obra extranjera está formada tanto por nacionales de la UE como procedentes de terceros países, mayormente temporeros, móviles (ya que a menudo intercalan trabajos entre distintos países), y con una presencia menor de refugiados o solicitantes de asilo.

Según este informe, en Alemania y Países Bajos, el abuso se produce especialmente en trabajadores rumanos y polacos, que son la mano de obra predominante, lo que viene a demostrar que pertenecer a un país comunitario, no impide que los trabajadores migrantes estén en condiciones de vulnerabilidad y puedan ser explotados.

Causas o motivos

Para los autores del estudio, existe una presión de precios de la industria y la gran distribución. Los desequilibrios conllevan una distribución injusta de riesgos, costos y beneficios, que reduce los márgenes de los agricultores. Por eso, en un intento de ser más competitivos,  recurren bajar el costo de la mano de obra, reduciendo los salarios y las condiciones de trabajo.

Otra de las causas está en una “competencia” de costes laborales, tanto dentro del mercado interior como en el mercado mundial, con grandes diferencias en la retribución y la protección del empleo entre los propios estados de la UE y comparados con países. La reducción de los salarios es una forma de competir en esta situación.

La flexibilización de la contratación laboral es otra de las causas que pueden dar lugar a la aparición de agencias de empleo, que se subcontratan, a menudo con sedes distintas a las del país de trabajo (con costes de contratación más baratos). Esto dificulta la vigilancia y la aplicación de la ley, y se aprovechan lagunas y ambigüedades en la legislación nacional y de la UE.

Otro hecho que destacan en el estudio es que estos trabajadores inmigrantes en Alemania, Países Bajos o Suecia a menudo no son conscientes de su explotación, lo que hace que la denuncia de estos hechos sea baja, y a lo que se le suma el miedo por perder el trabajo y no poder apoyar a su familia económicamente, además del hecho de pasar periodos cortos de tiempo en los países, dada la estacionalización de la producción.

Otro de los aspectos que destaca el informe es que las políticas agrícolas están centradas en la sostenibilidad, la protección del medio ambiente y el clima, animales y su bienestar, biodiversidad y la salud del consumidor, pero con poca atención a las condiciones laborales y los derechos de los trabajadores.

El documento finaliza destacando las acciones sindicales que se dan en los tres países, dirigidas a que los trabajadores migrantes conozcan sus derechos, e indicando las políticas de la UE en relación con la migración y la movilidad de trabajadores entre los distintos estados miembros y con una serie de recomendaciones para revertir la situación.

Lucía Aballay Prósperi
Lucía Aballay Prósperi

Ingeniera Agrónoma

Sin comentarios

Deja una respuesta