La biosolarización puede ser eficaz frente al fusarium

solarización para desinfectar

“Es posible eliminar del suelo los microorganismos dañinos para las plantas sin necesidad de usar plaguicidas químicos”. Esa es la principal conclusión de un estudio publicado por la prestigiosa revista ‘Agronomy’, de la editorial MDPI, que se titula ‘Influence of Season and Organic Amendment on the Effectiveness of Different Biosolarization Treatments against Fusarium oxysporum f. sp. Lactucae’.

Entre sus firmas están las de tres investigadores de la Universidad de Almería, Raúl Ortega, José Carlos Nieto e Isabel Miralles, esta última responsable del Grupo de Investigación ‘Agronomía y Medio Ambiente’ al que pertenecen. Los tres forman parte del Departamento de Agronomía de la UAL y del CIAIMBITAL.

Su aportación a este estudio ha sido determinante, puesto que han aplicado sus conocimientos sobre microbiología de suelos basados en técnicas de secuenciación de ADN mediante PCR. Esto ha permitido detectar la presencia del hongo patógeno Fusarium a nivel molecular, lo cual ha supuesto en un avance cualitativo y cuantitativo de gran magnitud en este tipo de investigaciones. El trabajo ha sido desarrollado en las instalaciones del Instituto Murciano de Investigación y Desarrollo Agrario y Alimentario y Medioambiental (IMIDA), pero además han participado miembros del Instituto Regional de Investigación y Desarrollo Agroalimentario y Forestal de Castilla-La Mancha (IRIAF), en concreto de su Centro de Investigación Apícola y Agroambiental (CIAPA), así como del Instituto Vasco de Investigación y Desarrollo Agrario (NEIKER).

BIOSOLARIZACIÓN

Fusarium oxysporum

Se han unido, por lo tanto, varios departamentos de producción y protección vegetal y de cultivos, así como laboratorio de suelos, “ya que el problema planteado y las técnicas utilizadas pueden ser aplicadas en multitud de cultivos y sistemas agrícolas”. El punto de partida se ha producido recordando que en los suelos viven muchos microorganismos beneficiosos para las plantas, pero también pueden proliferar otros dañinos para los cultivos. Uno de ellos es el ‘Fusarium oxysporum f. sp. Lactucae’, que es capaz de producir enfermedades en los cultivos de lechuga. Para luchar contra él la opción clásica ha sido utilizar fungicidas químicos, frente a lo que estos investigadores han probado varios tipos de aportes orgánicos para aplicar con la técnica de biosolarización.

Consiste en añadir restos vegetales frescos al suelo, regarlo hasta saturarlo y cubrirlo con plástico para “conseguir condiciones de falta de oxígeno y altas temperaturas que pueden eliminar al patógeno”.

Los autores del trabajo han realizado las biosolarizaciones en dos épocas del año, verano y otoño, para comprobar cuáles eran las combinaciones más adecuadas de tipos de restos orgánicos y fecha del año. Así, han comprobado que la época ideal para este tratamiento de desinfección de suelos es el verano, y aunque en otoño algunos tratamientos funcionaron bien, no todos los restos orgánicos fueron totalmente efectivos.

La motivación que ha llevado a realizar esta investigación está en la necesidad de dejar de utilizar métodos de desinfección de suelos basados en plaguicidas químicos, tanto por políticas europeas como por concienciación ambiental de la sociedad y los agricultores en particular: “Nos debe llevar a utilizar técnicas más respetuosas con el medio ambiente”. En este sentido, los científicos de centros españoles tienen “la capacidad y el interés de desarrollar y aplicar técnicas para solucionar esta necesidad, exportando en multitud de ocasiones sus conocimientos dentro y fuera de nuestras fronteras a partir de sus publicaciones científicas”.

El equipo de trabajo en el que se han integrado los tres investigadores de la UAL ha estado formado por María del Mar Guerrero, Carmen María Lacasa, Victoriano Martínez y Antonio Montserrat por parte del IMIDA, José Antonio López, del CIAPA, perteneciente al IRIAF, y Santiago Larregla, del NEIKER.

 

Redaccion AenVerde

info@aenverde.es

Sin comentarios

Deja una respuesta